Los duatlones, parece que no, pero difieren bastante de las exigencias de un triatlón, tanto a nivel élite como a nivel de grupos de edad. ¿Más sufrimiento? Para mí sí, de lejos. Mucho más agónicos: en un triatlón tienes al principio la natación que quieras o no puede ser algo menos intensa, y en un duatlón, en cambio, ya sales a sangre. Pero hay más diferencias que hacen de los duatlones pruebas únicas. Si estás pensando en probar uno, ahora que aún estás a tiempo, ahí van doce trucos que te ayudarán a pasar con éxito la prueba:

Antes de la carrera:

Truco #1: La mayoría de los duatlones son en otoño o primavera, así que olvídate de llevar únicamente el trimono, porque te vas a quedar pajarico: necesitas una buena camiseta térmica por debajo y, si ves que la temperatura es demasiado baja, también el maillot de ciclismo, si lo puedes dejar en la transición, no te va a venir nada mal.

Truco #2: De igual manera, si llevas a lo largo de toda la carrera guantes, aunque sean finos, lo vas a agradecer. No molestan en ninguna de las disciplinas y en el peor de los casos puedes dejarlas en alguna de las dos transiciones.

En la primera carrera a pie

Truco #3: Si eres novato en duatlón, la primera carrera a pie es ideal para cometer fallos. El primero de ellos, empezar demasiado fuerte y posteriormente pagarlo en la segunda carrera. En este caso es muy importante saber medir las fuerzas, ser consciente en que ritmo cardiaco empezar e ir de menos a más.

Truco #4: Piensa en tu carrera a pie como un depósito de combustible. Hay que economizar las energías, con lo que cualquier esfuerzo de más, acelerones, luchas por ganar puestos, en la primera carrera a pie… Es desperdiciar energía. En este segmento céntrate en marcar tu ritmo. Una vez llegados a la bicicleta, ya es el momento de las estrategias.

Truco #5: Acostúmbrate a utilizar cordones elásticos, que faciliten la puesta y retirada de las zapatillas. Además de permitir una transición rápida, nos ayudan a tener un movimiento del pie más natural.

Truco #6: No te arriesgues a un pinchazo movimiento la bicicleta por la zona de transición, o calentando con ella. Lo mejor es, quince minutos antes del comienzo de la prueba, hacer un calentamiento de carrera a pie.

En el ciclismo

Truco #7: Asegúrate de que dejas la bicicleta en piñones grandes, de tal manera que te permita arrancar con una cadencia alta al menos en el primer minuto del segmento. Esto ayudará a tus músculos a adaptarse después de carrera a pie. Después, paulatinamente, ve adaptando la marcha al ritmo y necesidades de la carrera.

Truco #8: La mayoría de los duatlones permiten el drafting, así que intenta practicar con anterioridad lo de ir en grupo. Más si cabe cuando aquí, en este segmento en concreto, la gente va extremadamente nerviosa. Si puedes evitar ir en el centro de un pelotón, mucho mejor.

Truco #9: En los últimos minutos del segmento, cuando queden uno o dos kilómetros, vuelve a una cadencia de pedaleo alta preparándote para la carrera a pie. Y practica el desmontaje de la bici las semanas previas a la prueba. Te ahorrarás sustos.

En la carrera final

Truco #10: ¡Ahora ya sí que las sensaciones son como en un triatlón! ¡Bravo! Duelen las piernas y duele la espalda. Y cuesta correr. Y sales demasiado deprisa. Sé consciente de estos síntomas y recuerda que en unos minutos todos los males pasarán y, con fatiga, estarás corriendo como siempre.

Truco #11: Sal más lento de lo que tu ego puede asumir. Dada la cadencia con la que vienes de la bicicleta, serías capaz de correr bastante más rápido de lo que acostumbras, pero la sensación es completamente pasajera. Así que no quemes cartuchos en balde, y procura ir de menos ma más.

Truco #12: Segmenta la carrera en partes que te permitan ir, como decía antes, incrementando el ritmo: si es por vueltas, trata de hacer cada una más rápido, si es a una sola vuelta, toma referencias visuales. Ahora sí que es el momento de dar todo lo que queda hasta la llegada a meta. Y si tienes otros duatletas cerca, es el momento de esprintar a por ellos.