En Planeta Triatlón os anunciamos hace un par de meses nuestras dudas razonables sobre la celebración en 2017 del Ironman de Mallorca. Este viernes la compañía emitía un comunicado en el que hacía pública la no continuidad el año próximo de la prueba. Ahora toca preguntarse, ¿cuáles son los motivos que han llevado a la franquicia a anular Mallorca?

Falta de patrocinador principal

Dos son las fuentes principales de ingresos de una prueba: la venta de dorsales y la presencia de un patrocinador oficial. Tras tres ediciones realizadas, la caída de participantes en el Ironman de Mallorca es más que importante. En su debut, en 2014, la prueba contó con 2.555 participantes. En 2015, bajó a los 2.323, y en este año, 2016, se ha quedado en 2.012 participantes. A 575 euros por dorsal, la caída de los ingresos por participantes es de nada más y nada menos que 312.225 euros.

Si a esto le añadimos que el grupo turístico Thomas Cook no ha renovado su apoyo a la prueba, Mallorca se encontraba con un grave problema de viabilidad económica. Igual que para el 70.3 a disputar en mayo sí se ha encontrado sustituto con Nirvana, tras dos meses de espera el larga distancia no ha logrado un main partner que preste su apoyo.

A medio plazo: el brexit

Ya comentamos en su momento cuáles eran los riesgos del brexit para el triatlónla salida de Gran Bretaña de la Unión Europea conlleva a futuro una devaluación de la libra que fomente las exportaciones, que en la práctica supone que a los europeos nos suponga relativamente barato comerciar con Gran Bretaña, pero a los britanicos haga más caro invertir en el exterior.

A nivel turístico, esto supone que lo que antes eran unas vacaciones tiradas de precio en las Islas Baleares, en cuanto el brexit sea efectivo, pasen a ser bastante caras. Dado que Gran Bretaña tiene varias pruebas de larga distancia, es de suponer que prueben carreras nacionales en vez de ir al extranjero.

Falta de participantes nacionales

Podríamos pensar que pese al riesgo de bajada de participantes británicos, los españoles y los alemanes pudiesen sustentar la prueba. Pero no. Por desgracia no había indicios de que el número de españoles se incrementase drásticamente. Más si cabe si a la semana siguiente tenemos el Ironman de Barcelona, al que, viviendo en la Península, es tradicionalmente más barato acudir.

Challenge Madrid

Sin duda no es un motivo, pero puede que haya sido el detonante. En 2015, con apenas 200 participantes, Triatlón KM0 no supuso ningún inconveniente para Ironman Mallorca, pero ahora, con el apoyo de Challenge, un larga distancia en la misma fecha en que tradicionalmente se venía desarollando la prueba, el tercer fin de semana de septiembre, es una razón más que de peso para pensar que gran parte de esos triatletas nacionales que se desplazaban hasta Mallorca ahora opten por Madrid, no solo por la facilidad del viaje, si no por el atractivo del recorrido.

Y si no, ya nos diréis que es casualidad que el jueves se presente oficialmente el Challenge Madrid y el viernes por la mañana Ironman haga público el comunicado en el que cancela la prueba…