A la hora de plantear una competición fuera de tu localidad, no solo tienes que pensar en ti. También tienes que pensar en los que te acompañan, y que también para ellos sea un fin de semana divertido. Los amigos de Costa Brava Triathlon, el triatlón que se celebra en familia, te dan cuatro ideas de cómo gestionarlo.

Encontrar una zona bonita

Con todos mis respetos, es muy distinto que te lleves a tu pareja a Villalba de los Alcores, recóndito pueblo de 117 habitantes en plena Tierra de Pinares, en Valladolid, y que entre sus servicios cuenta con un bar, una tienda de ultramarinos y la farmacia que solo abre los martes y jueves, a que le digas a tu pareja: Cariño: el finde que viene tú, los peques y yo nos vamos a la Costa Brava, que hay un triatlón en el que me apetece participar.

Así de partida te miran distinto. Así que sé listo y cuando organices tu calendario, busca pruebas cuyas localidades de desarrollo sean atractivas para aquellos que te acompañan.

En la que puedan tener actividades

Asumámoslo: la mayoría de las veces que nos desplazamos fuera de nuestras ciudades a competir dejamos a nuestra familia de lado. Y supongo que todos somos conscientes de que esto no está bien. Caca. Así que sé listo y si vas a viajar con ellos a una prueba, organiza bien el calendario y llénalo de actividades: trata de minimizar el tiempo de organización triatleta (recogida de dorsales y demás) y a lo largo de todo el tiempo incluye eventos que incluyan a tu pareja y peques. Por ejemplo, si la Feria del Triatleta está en el centro de la ciudad, organiza una ruta guiada por la zona que empiece antes de ir a por los dorsales. Es decir, que la recogida sea “una etapa más”. Todo orientado a que se sientan cómplices del fin de semana.

En Costa Brava Triathlon solucionan este inconveniente con una agenda que incluye actividades para todo el mundo: tanto para los peques, como para toda la familia en conjunto. Que es otra opción mucho más sencilla y útil para ti. ¿A que sí? 😉

Foto: Facebook // Costa Brava Triathlon

Foto: Facebook // Costa Brava Triathlon

Que vayáis a estar juntos

Uno de los mayores miedos de nuestras parejas es que no te vayan a ver el pelo en todo el fin de semana: que si tengo que ir a recoger el dorsal, la bolsa, a dejar la bicicleta, que si salgo un rato a correr para desestresarme que estoy muy nervioso, que si el domingo hay que levantarse a las siete de la mañana para preparar todo…

Y claro, llega un momento en que te paras a pensar y te dices “coño, ¡la familia!”, que no les has hecho caso en lo que va de fin de semana! No te vamos a mentir: en este caso, u organizas muy bien la agenda, como decíamos en el punto anterior, o lo tienes muy complicado: o preparas actividades concretas y exclusivas para tu pareja y peques (y no todos hemos nacido para organizar eventos) o casi mejor se lo dejas a los profesionales: los organizadores de Costa Brava Triathlón llevan años de experiencia, y saben de qué va esto. Y si han preparado un fin de semana con fiestas, espectáculos para los niños, carreras infantiles y un triatlón para ti, puedes contar con que va a ir bien. Seguro.

Que donde vayáis a dormir merezca la pena

Este es quizás uno de los puntos más importantes a la hora de que nuestra familia esté contenta. Cuando salimos fuera solemos mirar con lupa lo del hotel. Al fin y al cabo es un sitio en el que guardar la bici para que no le pase nada. Ah, bueno, claro, y dormir… Así que en muchas ocasiones acabamos en lugares estoicos, franciscanos, en los que las comodidades brillan por su ausencia.

Los bungalows de La Ballena Alegre son una opción que te van a ahorrar más de un disgusto: todas las ventajas que puedes tener en tu propia casa, ¡incluido lo de la wifi, que no lo tienes en todos los sitios!

En definitiva, a la hora de pensar dónde vas a competir, piensa no solo en ti, si no en los que te acompañan. Así conseguirás que la próxima vez que quieres irte lejos a competir, te miren con una sonrisa y no con los ojos henchidos de odio 😉