Que correr es bueno yo creo que todos lo tenemos muy claro. Que correr, nadar y dar pedales es nuestra vida, no podemos negarlo. Que correr hace que tu cuerpo y mente estén al cien por cien es una verdad, verdadera. Hay algo que te hace sentirte vivo por dentro y por fuera cuando terminas esas tiradas largas, y que no sabes explicar exactamente qué es, pero existe. Tu capacidad de concentración muchas veces aumenta exponencialmente una vez has hecho deporte y no sabes explicar por qué. ¿A que sí? Pues la respuesta es muy sencilla. Que esto de correr no solo va de corazón y músculos. Que también va de cabeza y de cerebro. ¿Quieres saber solo algunos de los beneficios que tiene correr para tu cerebro?

Correr incrementa las conexiones neuronales y la conectividad entre regiones cerebrales

Los estudios demuestran que cuando corremos por pistas o subiendo por caminos irregulares, que no sean de asfalto y tenemos que estar pendientes del terreno, se generan una serie de cambios en el cerebro. Aumentan el número de conexiones en centros funcionales clave para, entre otras cosas, la regulación de las emociones. Los efectos varían según el tipo de entrenamiento que nos toque cada día. No es lo mismo el día que nos toquen series cortas rápidas a full, que series largas, carrera continua o rodaje largo.

La Universidad de Arizona publicó un estudio donde analizaba los resultados después de haber escaneado los cerebros de varios corredores jóvenes especializados en correr distancia mientras descansaban durante seis minutos. El resultado revelaba que los corredores mostraban una conectividad neuronal elevada entre el lóbulo parietal y otras regiones involucradas en la memoria y el autocontrol. Según los autores del estudio, esto podría deberse a la demanda cognitiva que correr exige.

 

Foto: runningjunkies

Foto: runningjunkies

Un desempeño cognitivo más alto

El día que nos toca series es un día que a pocos nos suele apetecer ir a entrenar por la exigencia física que supone. Muchas veces, parece que se te va a salir el corazón por la boca. Los tiempos de recuperación parecen acortarse entre serie y serie, y los minutos cada vez se hacen más cortos mientras descansas y más largos en plena serie. Ahora te vamos a contar el lado bueno de las series para tu cerebro.

Las series intensas parece que incrementan las función ejecutiva del cerebro. Así lo demuestra un estudio publicado en “Preventive Medicine Reports” realizado con voluntarios de un promedio de edad de 12 años a los que se pidió repetir varias series de 10 segundos durante diez minutos y realizar algunas pruebas de desempeño cognitivo. Los jóvenes tenían un mejor rendimiento justo después de terminar las series y también 45 minutos después.

Niveles de satisfacción general más altos

Este punto nos lo sabemos de memoria. Correr nos hace ser más felices. Esa liberación de endorfinas, ese estado de flow que tanto nos gusta es algo que solo el que lo ha experimentado sabe de lo que hablamos. Una publicación en “Cerebral Cortex” afirma que la euforia que experimentan los corredores una vez terminado su entrenamiento, podría generar cambios bioquímicos en el cerebro que aumentan, entre otras cosas, los niveles de satisfacción general. La sensación de placer natural es algo similar a la que experimentan los consumidores de cannabis.

ironman meta

Foto: Ironman

Menos estrés y más calma

Si preguntas a muchas personas por qué corren, te dirán que es una manera muy fácil y barata de liberar el estrés. Pues bien, no andan muy desencaminados porque correr también puede tener un efecto analgésico que ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y preocupación. Correr está asociado con una reducción importante en la actividad del córtex frontal, o lo que viene a ser lo mismo, ese estado de relajación y nirvana que sentimos una vez duchados después de entrenar.

¿Cuántas veces vuelves de correr y los problemas que veías tan grandes cuando saliste a entrenar se han vuelto mucho menos importantes y fácilmente solucionables? Ahí tienes la respuesta. Correr ayuda a la regulación emocional y la resolución de problemas.

Mayor facilidad para aprender

Para los fanáticos de las series. Aquí tenéis un motivo más para adorarlas. Da igual si son en forma de 200, 400, miles o dos miles. Una publicación de “Neurobiology of Learning and Memory” indica que las series de velocidad intensa podrían incrementar nuestra habilidad para aprender. A esta conclusión llegan tras analizar comparativamente un grupo de individuos que demostraron ser capaces de aprender palabras nuevas un 20% más rápido después de hacer series y también una mejor memoria retentiva una semana más corta.

En definitiva, que si no corres es porque no quieres, porque todos los días te contamos una serie de ventajas que este deporte aporta a tu vida. Hemos nacido para correr.

Foto: ateteiradetule.com

Foto: ateteiradetule.com

Fuente: digest.bps.org.ukpsyciencia.com