Entrenar la carrera a pie nos lleva, junto a la bicicleta, el mayor consumo de tiempo semanal. Y pueden surgir los inconvenientes y los problemas. Ahí van los cinco más importantes, para que sepas enfrentarte a ellos cuanto lleguen.

Fatiga

De la fatiga hablamos muy a menudo. Cuando empezamos a acumular volúmenes importantes de entrenamiento, antes o después termina apareciendo. ¿Y qué podemos hacer? Pues en primer lugar, si tenemos entrenador, hablar con él. En cuanto le digamos que nos notamos más cansados de lo normal, que estamos entrenando a ritmos más lentos pese a ir en las mismas pulsaciones, y que tenemos la sensación de tener que esforzarnos más para conseguir lo mismo, se dará cuenta de que necesitamos bajar el listón. Nos replanificará las sesiones, y punto.

Si no tenemos entrenador, somos nosotros mismos quienes hemos de ser conscientes de que hay que bajar la intensidad. Cuesta asumirlo, pero a la larga termina siendo más positivo.

Falta de técnica

Si vemos que corremos mal… Hay que arreglarlo. Y con calma. Busca en youtube ejercicios de técnica de carrera, y practica, practica y practica. Es muy aburrido, lo asumimos, pero las mejoras se notan rápidamente.

Aburrimiento

Si te aburres es que probablemente entrenes solo. Porque una cosa tenemos clara: entrenando en grupo es imposible aburrirse. Y si no tienes posibilidad de buscar gente con la que salir, o incluso de apuntarte a un club, la solución es intentar hacer de cada entrenamiento una experiencia distinta: series cortas, series largas, fartlek, terrenos de montaña que te mantengan “despierto”…

El tiempo

Si hace frío, porque hace frío, y si hace calor, porque hace mucho calor. Y la solución es bien sencilla: invertir en la ropa deportiva correcta. A veces puede parecernos que la inversión es elevada, pero luego a la hora de la verdad, si compramos bien, no sale tan caro.

Las lesiones

Mucho cuidado con este tema… Al menor síntoma de lesión, hay que parar. Más vale prevenir que curar. Y a partir de ahí, hay que ponerse en manos de los profesionales. Que nos revisen bien y si hay que descansar unos días, se descansa.

Foto de portada: ITU Media