¿Sabes cuáles son las ventajas y los motivos para entrenar los cuatro estilos que existen en la natación? Si eres de los que lleva toda su vida nadando, seguro que te sabes lo que voy a decir de memoria. Pero si eres de los que lleva poco tiempo entrenando el agua más en serio, probablemente te plantees cosas después de leerlo. Como en los triatlones nadamos a crol, nuestro entrenamiento suele ir orientado y enfocado solo hacia este estilo, pero dedicarle un poco de tiempo a los otros 3 estilos, seguro que te acaba dando alguna que otra alegría.

Cada estilo tiene características propias y mueve musculaturas diferentes. Y de eso te das cuenta solo cuando empiezas a practicarlos todos. A mí, por ejemplo, cada vez que me toca series de estilos, la mariposa se me atraganta, pero reconozco que a larga acabo ganando en capacidad anaeróbica y en velocidad.

Fuente: diariolatercera.com

Fuente: diariolatercera.com

Cinco razones para entrenar los cuatro estilos de natación:

  • El primero y más obvio, pero que no se nos puede olvidar, es que entrenando los cuatro estilos mejoraremos nuestro crol para los triatlones, que es lo que de verdad nos interesa.  No vamos a ser nunca grandes bracistas ni espaldistas, y a duras penas nos defenderemos en la temida mariposa, pero todo lo que sea nadar y entrenar musculaturas diferentes en el agua, nos hará más fuertes.
  • Si tu rutina de entrenamiento suele ser más o menos la misma y tu evolución es nula, ¿no crees que es hora de cambiar cosas? Ya lo dijo Albert Einstein, “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Muchas veces se trata de querer salir de tu zona de confort y variar en tus entrenamientos para no estancarte nunca en un punto.
  • Practicando 4 estilos diferentes de natación multiplicas el número de ejercicios y los músculos trabajan de forma diferente en cada sesión. Si no eres capaz de meter todas tus rutinas en cada uno de los estilos, al menos empieza practicando series de estilos, alternando mariposa, espalda, braza y crol. Al principio te costará, pero una vez te hayas hecho al cambio, verás como tu crol también te lo agradecerá.
  • Aumenta tu capacidad aeróbica. Y si no me crees, prueba a hacer un cien solo a crol y un cien a estilos al mismo ritmo. ¿A que la mariposa y la braza te exigen mayor consumo energético? Seguro que notas cómo sales de esa zona de confort en la que estás apoltronado y empiezas a experimentar sensaciones muy incómodas que aumentarán, sin duda, tu capacidad aeróbica.
  • Te sentirás como pez en el agua. En el momento que seas capaz de alternar los cuatro estilos con relativa facilidad en el agua, empezarás a dominar el medio acuático. Y como no vas a ir al Campeonato del Mundo de natación, sino que entrenas para mejorar el sector agua en triatlón, los resultados llegarán pronto.

 

Mariposa

Poca broma cuando no tenemos ni idea de nadar a mariposa, porque el agotamiento y las lesiones pueden ser inmediatos. Si estás buscando quemar calorías, estoy segura que has encontrado tu estilo, aunque no toda persona está capacitada para nadar a mariposa.

Puede que sea el estilo más difícil por la exigencia de fuerza, coordinación y condición física que hay que tener. Aunque te cueste meterlo en tus rutinas de entreno, si lo haces paulatinamente y con cabeza, te va a venir bien seguro.

Espalda

El estilo espalda es el tercer estilo en cuanto a velocidad, por detrás del crol y la mariposa. Es un estilo muy agradecido para relajar y tonificar músculos y que nos viene muy bien a todos cuando pasamos muchas horas sentados o delante de un ordenador. En el estilo espalda el cuerpo gira a través de su eje longitudinal, menos la cabeza que permanece fija. Las piernas ejercen de propulsores, pero al contrario que en el crol, lo hacen de arriba abajo.

espalda

Camille Lacourt, foto: Reddit.com

Braza

En la braza el trabajo de tren superior e inferior se reparte más o menos de igual forma, siendo decisiva la patada en este estilo. Para mí es el estilo más difícil sin duda alguna, porque las piernas tienen que generar mayor propulsión que los brazos.

De los 4 estilos es el más lento, y la explicación es muy sencilla: cuando terminas el movimiento de brazos o piernas, la recuperación es prácticamente cien por cien subacuática, lo que ejerce de freno y resistencia. Si habéis estado viendo la evolución de este estilo a través de los años, habréis notado que la técnica ha ido cambiando. Antes se nadaba con el cuerpo más horizontal y las caderas más cerca de la superficie. Ahora se busca mayor eficiencia con un estilo más ondulante, caderas más bajas y hombros hacia arriba y hacia adelante en la fase de respiración. Todo con el objetivo de aumentar la velocidad.

 

braza

Katinka Hosszú

Crol

Aquí es donde en general nos movemos todos con pez en el agua, es nuestro estilo preferido sin duda alguna y con el que cogemos mayor velocidad a un ritmo constante. El movimiento de los brazos y piernas no es simultáneo, a diferencia de la braza y la mariposa. Los músculos más utilizados cuando nadamos a crol son glúteos, abdominales, hombros y espalda. Trabajamos mucho dorsales, pectorales y hombro.

Foto: rio2016olympicswiki.com

Gregorio Paltrinieri. Foto: rio2016olympicswiki.com

Fuentes: bbc.com;  i-natacion.com