Llevamos más de año y medio hablándoos de entrenamientos, de material, planificaciones, de técnicas de carrera, ejercicios… Y ya empiezan a aparecer una serie de verdades universales que queríamos compartir con vosotros.

Si te tomas el entrenamiento en serio, compites en serio

A nuestros niveles, que somos todos unos maravillosos GGEE, el triatlón no deja de ser un hobbie. Pero oye, hay que ponerle interés. Si nos vamos saltando los entrenamientos de manera reiterada, o no los cumplimos tal y como estaba previsto… a la hora de competir simplemente iremos a pasar la mañana con nuestro neopreno, nuestra bicicleta y nuestras zapatillas de carrera a pie. Poco más.

En cambio, si cumples las planificaciones, llegados al día de la prueba terminarás siendo un triatleta muy feliz con tus resultados…

Foto: Flickr // British Triathlon

Foto: Flickr // British Triathlon

Ningún triatleta es igual

Ni si quiera los Brownlee, y mira que se parecen. Puede que entrenes todos los días con la misma persona, que hagáis las mismas sesiones en la natación, o que tengáis las mismas series en carrera a pie, y que él avance mucho más que tú, o al revés. No pasa nada, cada uno tenéis vuestras características y vuestra genética: si ves que él mejora sus tiempos más que tú, da igual. La pregunta es: ¿estás mejorando tú? Si la respuesta es afirmativa, vas por el buen camino, y punto.

Aprendes más de los días jodidos que de los éxitos

Los éxitos son maravillosos, sin duda, pero los fracasos nos ayudan a espabilar. Así que cuando tengas un mal entrenamiento, o un mal día de competición, analiza y extrae las cosas buenas, o busca cuáles han sido los motivos y a partir de ahí toma las medidas pertinentes para que en el futuro no vuelva a ocurrir.

Foto: Flickr // British Triathlon

Foto: Flickr // British Triathlon

Visualizar las competiciones no hace que lleguen antes

Si piensas demasiado en las pruebas o competiciones que se avecinan, terminarás incrementando tus volúmenes de ansiedad. Y caca, la ansiedad es caca. Nuestra recomendación es que marques objetivos a corto plazo que te sirvan para estar siempre atento y más atento al hoy que al mañana.

Foto: Flickr // justdevine

Foto: Flickr // justdevine

Entrenar en solitario es un coñazo

Si no tienes más remedio que entrenar en solitario, pues hazlo, mejor entrenar solo que no entrenar. Pero si tienes la oportunidad de entrenar con gente, aunque esto suponga cambiar de algún modo tu sesión de entrenamiento, o el horario de la misma… hazlo. Te aseguramos que se mejora muchísimo más yendo en grupo que de manera individual.