En 2016 el IM Busselton, en Australia, vio su natación suspendida por culpa de la presenci a en las inmediaciones de la salida de la prueba de un tiburón. Pues bien, aunque parezca mentira, en esta edición, celebrada hoy de madrugada -hora española-, ha ocurrido lo mismo.

Los triatletas participantes han visto recortada la prueba por las mismas circunstancias, un escualo visto poco antes de la salida. Y no uno cualquiera. Según informan los periódicos locales que se han hecho eco de la noticia, el ejemplar de esta ocasión medía cerca de dos metros y medio y fue visto a apenas 200 metros de la orilla.

«Ha sido un auténtico caos» afirmaba Emma Kirk, periodista de Busselton Mail.

Pero no ha sido el único inconveniente con el que han tenido que lidiar. Un incendio ha provocado que se recortase el segmento de ciclismo, y durante su disputa varios ciclistas han sido atropellados por el paso de los canguros que habitan por la zona.

Todo un despropósito. Al final han sido más de 500 DNFs, una cifra altísima para lo que estamos acostumbrados.

En cuanto tengamos más datos, actualizaremos.