Vale, vuelves a casa después del triatlón para el que te habías preparado mejor que para unas oposiciones a bombero, le habías dedicado más horas que a leerte el Quijote y vienes con una sensación de frustración y de fracaso terrible. Y todo porque los tiempos no han salido. ¡Vaya! No te preocupes, esto pasa hasta en las mejores familias y a muchos de los pros les ha pasado también alguna vez. Hombre, no es como para tirar cohetes al llegar a casa, porque siempre te queda la sensación de que todo el trabajo anterior no ha servido para nada, o al menos, para esta prueba. Pero, amigo, de todo se aprende, y más allá de haber tenido un mal día, lo importante es sacar conclusiones, confía en nosotros.

 

gafas

Un mal resultado no te define como triatleta

Muchas veces cuando las cosas salen mal, nos parece que el fin del mundo está próximo. Y seguramente que para ti lo esté, pero no hay que ser tan radical. Seguro que estás deseando demostrarle al mundo entero los tiempos que has hecho entrenando y lo que puedes ser capaz de hacer. Así que, métete esto dentro de tu cabeza: una única prueba no define a un triatleta, varias ya sí que van haciendo un retrato de tus posibilidades. Y la mala suerte te puede acompañar una vez, pero no todas. Así que, no le des más vueltas y piensa que no fue tu día por una cosa u otra, y céntrate en tu próximo objetivo, ya verás como las cosas acaban saliendo.

Identifica qué aspectos tienes que mejorar para centrarte en ellos y trabajar más

Éste es el punto probablemente más importante y del que más puedas aprender para que no te vuelva a pasar lo mismo otra vez. Céntrate en aquellos aspectos donde veas claramente que tienes posibilidades claras de mejora. ¿Hay algo que se te dé de pena? ¿Transiciones muy lentas? ¿Te quedas agarrotado después de la bici? ¿No coges tu ritmo en la carrera a pie? Sea lo que sea, repasa mentalmente cómo fue la prueba y entrena aquello que te salió mal para evitar repetir los mismos errores otra vez.

 

Una prueba mala no es lo mismo que toda una mala temporada

Todos, absolutamente todos, hemos hecho alguna vez un triatlón de esos en los que te dan ganas de llorar al terminar por lo mal que lo has planteado desde el principio. No somos Gómez Noya, ni Mario Mola ni toda la élite de profesionales que entrenan al milímetro, somos humanos y nos equivocamos. Pero, ojo, que hay más días que sandías, y la temporada es muy larga. Olvídate de la prueba, no hagas un drama y te autoflageles por tener un mal día. Tómatelo desde un punto de vista optimista: mira la temporada como un todo y saca conclusiones, seguro que hay muchas más cosas positivas que negativas.

Párate a pensar por qué han salido las cosas mal

Una vez hayas identificado qué tienes que mejorar, párate a pensar por qué las cosas no han salido como habías imaginado. ¿Por qué los resultados no son los que esperábamos? ¿Descansaste lo suficiente? ¿Tu alimentación es acorde a tu nivel de entreno? Insisto, es importante saber por qué suceden las cosas, normalmente no es el azar el que las determina, sino tú mismo. Repasa cuáles son tus rutinas diarias y si debes cambiar algo, hazlo ahora que estás a tiempo y no habrá que volver a lamentarse en el futuro.

REINO UNIDO LONDRES 2012

Cuestión de actitud

Hagas lo que hagas, no solo en el deporte, sino en la vida en general, la actitud que adoptes es básica y determinante a la hora de conseguir resultados. Si te quedas con mal sabor de boca cuando terminas un triatlón, es muy probable que las cosas puedan volver a salir mal en el futuro recordando el pasado. Es muy importante mantener una actitud positiva y hacer una crítica constructiva de lo ocurrido para hacer de ti un buen triatleta en próximas pruebas. La crítica destructiva no sirve para nada más que para destrozarse más a uno mismo, y bastante tienes con lo que ya tienes.

Disfruta con lo que haces

Si no disfrutamos con lo que hacemos, esto no tiene ningún sentido. ¿Cuántas veces hemos oído esta frase y no acabamos de aprender? El triatlón, y el deporte en general, solo tiene un sentido: hacernos disfrutar. Si no lo pasas bien, si lo negativo supera lo positivo ¿para qué sigues metido en esto? Si hay algo con lo que te debas quedar de todo lo que has leído hasta ahora es esto: disfruta con lo que haces, que no se convierta en una obligación o en una tortura por no conseguir los resultados que esperabas.