¿Eres de esos/as que tal cual llega de meterse una paliza con la bici mete toda la ropa de ciclismo en la lavadora sin más, con móvil incluido? Y luego, no contento con la proeza, ¿va todo directo a la secadora? Bueno, pues como en Planeta Triatlón sabemos que este deporte barato precisamente no es, queremos darnos unos consejillos prácticos para que sepas cómo cuidar esas prendas tan especiales, técnicas y bonitas en las que te has dejado una pasta.

Como en su día hicimos, también te explicamos cómo cuidar tu neopreno después de cada uso o cómo limpiar tu bicicleta en casa. Aunque te dé pereza hacerlo –que sé que es cierto- no hay nada mejor que salir a dar pedales con una bici impoluta y con una equipación en perfecto estado de revisión. Además, un buen cuidado de la ropa hará que nos dure mucho más tiempo, y si este argumento no te basta, acuérdate de cuánto dinero te has dejado en ella.

No estaría de más que te leyeses las etiquetas del maillot y el culotte, pero como sabemos que solo un porcentaje mínimo lo hará, presta especial atención a los elásticos y la badana, que son la parte más sensible de la equipación. Otro tema que a mí me parece importante es el de los calcetines. Ojo con mezclar colores en la lavadora, que los calcetines blancos pueden salir grises y los de colores como un cuadro impresionista.

Foto: direttaciclismo.it

Foto: direttaciclismo.it

Consejos básicos para cuidar tu ropa de ciclismo:

Evita espacios cerrados durante mucho tiempo

Una vez terminado el entrenamiento, la competición o la prueba, si vamos a quitarnos la ropa de ciclismo y cambiarnos antes de ir a casa, la guardaremos en la mochila o la dejaremos en el coche durante el menor tiempo posible. Es de suponer que aquello estará húmedo del sudor y con olor a choto, así que si lo dejas ahí sus buenas horitas, a ver luego cómo le quitas el olor. Y no hay cosa peor que una equipación con olor a sudor. Si no lo haces por ti, hazlo por tus compañeros de entreno, te lo agradecerán.

Lava de forma independiente

No aproveches el resto de ropa sucia para meterlo todo junto en la lavadora. Dedícale un capítulo aparte. Es ropa técnica al fin y al cabo y hay que tratarla como tal. Si se junta con otros tejidos y prendas, al final te puede salir llena de pelusas o de lo que menos te puedas imaginar. Y si eres de los muy puristas, que los hay, y prefieres lavarla a mano tú mismo, ¡ole tus narices! Sin duda alguna es como mejor va a quedar porque el riesgo de imprevistos se reduce a cero.

Revisa siempre los bolsillos antes de lavar

Seguro que si eres ciclista te ha pasado ya alguna vez. Por no revisar bien los bolsillos, algo se ha ido a la lavadora fijo. Puede ser desde restos de geles, barritas llenas de cereales y frutos secos, papel de aluminio… todo ello dando vueltas en el tambor de la lavadora es un cóctel curioso para el lavado de nuestra ropa. Y luego está también el que se olvida del Garmin que metió en el bolsillo mientras subía la bici a casa, o el del plástico transparente con el carnet de identidad y los 10 eurillos para tomarnos unas cañas al final. Eso, si va a la lavadora, es mejor no pensarlo.

Lava siempre del revés

Con lo molonas que son nuestras equipaciones de bici, con los colores y estética que tienen, con lo bonito que queda el nombre de nuestro club de triatlón o ciclismo ahí bien grande, ¿vas a cargártelo lavado tras lavado? No me seas animal, anda. Recuerda a tu abuela cuando este tipo de cosas no se le escapaba. Colores fuertes siempre del revés a la lavadora.

No uses suavizante y lava en agua fría

Espero que a nadie se le ocurra utilizar lejía para lavar la ropa técnica de ciclismo, incluso aunque utilice la equipación de la FDJ y quiera dejarla tan blanca como el primer día. Si miras la etiqueta que suele venir en todas las prendas, sería un punto a tu favor, pero si no lo haces, nuestro consejo es lavar con detergente líquido o un jabón neutro –mejor que en polvo- y siempre en agua fría.

Fuente: Flickr // ElizabethJReyes

Foto: Flickr // ElizabethJReyes

Prohibidas secadoras y planchas. Tiende la ropa una vez lavada y aclarada para que se seque en una zona ventilada y a la sombra, ya que el sol desgasta los colores y los tejidos. No hay equipación ni tejido que aguante el paso por la plancha. La ropa de ciclismo se ajusta perfectamente a nuestro cuerpo, así que no hay mejor plancha que embutirse dentro de ella.

Seguro que si eres capaz de seguir estos simples consejos salida tras salida, tus equipaciones les pondrán servir a las generaciones futuras de triatletas de tu familia.