La salida de los sábados, o de los domingos, para entrenar el segmento de ciclismo es como una especie de deja vú en el que lo que ocurre siempre te suena haberlo vivido. Porque sí: ya lo has vivido. Hay situaciones que se repiten hasta la saciedad. A nosotros se nos han ocurrido siete, pero tenemos bien claro que a ti se te ocurre alguna más, ¿verdad?

El «llego en cinco minutitos»

En esta era de la tecnología los whatsapps y los telegrams arden minutos antes de que llegue la hora acordada para salir. «Estoy de camino», «Os espero directamente en la glorieta de la salida», «No me esperéis que al final me ha surgido un tema familiar»… Y el cachondo, o la cachonda, del «llego en cinco minutitos». Mentira. Nunca son cinco minutitos. Y la gente que se comienza a impacientar. Porque, entre nosotros, si hay algo sagrado en ciclismo, es ser puntuales.

El «voy a hacer una foto mientras rodamos»

Mirad, por aquí no pasamos. En toda grupeta hay un lumbreras que necesita inmortalizar en una fotografía el bonito momento que estáis viviendo. Y no le duelen prendas en sacar el móvil para hacer una foto de todos bien agrupaditos de dos en dos sonriendo, mirando hacia arriba y olvidándoos de que vais por una carretera abierta al público.

Utilizar el móvil mientras pedaleamos, aparte de contravenir el código de circulación, es una chorrada como un piano. Pones en riesgo tu vida y la de los que te acompañan.

ruedas ciclismo ironman fernando santander

Foto: Deckflims @ToniDeck

El pique

Da igual que se vaya en plano y silbando que en montaña y en silencio. Si pasa otra grupeta a un ritmo más alegre que el nuestro, nos da los buenos días y tiran para adelante con una facilidad casi insultante, se arma la mundial. Uno de los cabecillas de la grupeta, habitualmente uno que se da caña y tiene cuerpo para rodar más rápido, dirá aquello de «venga, vamos a intentar pillarles» y os pondrá al resto, pobres mortales, con la lengua fuera durante diez minutos.

El casi afilador

En algún momento hay riesgo de caída. Un despiste, una relajación, y dos ruedas que se rozan. Y un buen susto que nos pegamos todos. Así que ya sabéis: en la carretera siempre cuidado, que aunque salgamos mil veces por el mismo sitio, no sabemos qué nos vamos a encontrar.

ciclismo kona drafting ironman

Foto: trimes.org

La foto de grupo

La foto de grupo puede ser al acabar la salida, todos ordenados en el parking en el que habéis quedado (porque casi todos quedamos en un parking, las cosas como son), o puede ser en un punto emblemático a lo largo del recorrido: un puerto, un mirador, una estatua a lo largo de la carretera… Si somos tres se hace un selfie, pero si somos veinte, se pide ayuda externa. A los diez minutos, la foto está en las redes sociales

Las bravas de después

Hace calor, hemos sudado la gota gorda y hemos quemado calorías por un tubo. Necesitamos recuperar, y con los calores que hacen, si puede ser en una terracita, mejor que mejor. Los que nos quedamos a tomar el refrigerio somos los valientes, los que no tenemos que dar explicaciones en casa o tenemos autorizadas más horas que el resto. O que quizás tenemos menos compromisos…