En Planeta Triatlón siempre intentamos que la conciliación de tu vida personal y deportiva sea lo más fácil para todos. Por eso, siempre buscamos pruebas donde familia y competición puedan tener cabida, aunque a veces haya que hacerlo con calzador. Hoy hemos seleccionado las piscinas más increíbles del mundo para tener una buena excusa para viajar sin olvidar la natación. Son conocidas como piscinas infinitas o «infinity pools», y no hay que ser muy listo para entender el porqué de su nombre. Son piscinas que crean un efecto visual en el que el borde se fusiona con el agua del mar o con el cielo creando una vista infinita.

Una buena excusa, sin duda, para darte un homenaje de vez en cuando y planear un buen viaje asegurando que tu entrenamiento de agua está más que cubierto, con las mejores vistas que te puedes asegurar en el mundo. Eso sí, como dice el anuncio, los sueños no suelen ser baratos, pero soñar es gratis.

Hotel César Augustus, Capri, Italia

Es el hotel con mejor vista panorámica de Capri. Está construido en el borde de un acantilado de 300 metros por encima del mar, en la ciudad de Anacapri y cuenta con dos piscinas infinitas a diferentes niveles.  Creo que entrenar en un sitio así debe ser de todo menos complicado. Eso sí, prepárate para soltar pasta porque por el precio de una noche en este hotel 5 estrellas, te pagas la inscripción a un Ironman y aun así, te sobra.

caesar-augustus-hotel

 

Hotel Alila Villas Uluwatu, Bali, Indonesia

Si Capri se nos queda pequeño, tenemos la opción de Bali, un destino mucho más exótico. Este pedazo de hotel está asentado sobre un acantilado de 100 metros en la península de Bukit. El Alila Villas Uluwatu es uno de los hoteles más llamativos visualmente del mundo. Y, atención, poque entre sus instalaciones cuenta con esta espectacular piscina infinita de 50 metros. ¿Te imaginas lo que puede ser entrenar allí durante una semana? Por soñar que no quede, pero los 700 dólares por noche no te los quita nadie.

 

hotel-alila-villas-uluwatu

 

Hotel Villamahal, Antalya, Turquía

Tremendas las vistas y la ilusión óptica de infinito que se consigue con esta piscina situada en Antalya. La sensación de voltear y caer directamente en el mar tiene que ser muy especial, aunque ninguna piscina supera en metros a la anterior de Bali.

hotelvillamahalturquia

 

Hotel Marina Bay, Singapore

Desde luego, pocos sitios encontrarás en Singapur más espectacular que éste, situado en la azotea más grande del mundo construida a una altura de 57 pisos. Y de las vistas, mejor no hablamos, porque es una de esas piscinas míticas en el mundo. Quizá no sea la mejor para entrenar, pero seguro que sí para descansar unos días después de mucho competir.

hotel-marina-bay-sands-hotel

 

Hotel Munduk Moding Plantation, Bali, Indonesia

Esta otra opción situada en Bali es un planteamiento diferente al de las piscinas anteriores, buscando un concepto más natural y de mimetización con el ambiente. Pero, ¿has visto este pedazo piscina en el que parece que más que nadar vuelas por el cielo?

hotel-munduk-moding-plantation

 

The Cambriana Adelboden, Suiza

Si yo tuviera que elegir alguna de las piscinas que hemos visto hasta ahora, sin duda alguna me quedaría con ésta. En mitad de los Alpes suizos y con unas vistas impresionantes lo mires por donde lo mires. El paraíso de cualquier deportista está aquí. La piscina infinita queda casi en un segundo lugar después de ver todo lo que puedes hacer aquí. Unos largos por esta piscina mientras piensas qué ruta vas a hacer con tu bici por esas increíbles carreteras alpinas. Y de precio, si te lo propones, se puede intentar, ya que tienen ofertas especiales de 3 noches por 564 francos suizos (unos 520 €).

 

alpes

 

Fuente: Genial