Está claro que para hacer triatlón, a no ser que hagas triatlón cross, es necesario tener una bici de carretera, pero estoy convencido de que para la mayoría de nosotros esa no fue nuestra primera bicicleta y hubo un día que decidimos pasar de mtb a carretera (si quieres reírte un rato lee este otro post de cómo me compré mi primera bicicleta).

A lo que vamos, que el tener una bici de carretera suele ser un paso más en tu avance como ciclista así que vamos a hacer un breve análisis de las ventajas de pasarte de mtb a carretera.

  1. Sales en grupo. Esto en mtb es muy complicado a no ser que vayas por pistas anchas y poco técnicas. Lo normal en mtb es ir en fila esquivando ramas y piedras. En la bici de carretera sales con la gente y vas en paralelo. Puedes pasarte toda la salida hablando con el de al lado y si vais varios pues vais cambiando de pareja, como en un baile instituto americano, y así pues se te hace más entretenido.
  2. Vas más rápido. Por mucho que quieras meterte con la de montaña por la carretera y vayas a todo lo que da el pellejo, posiblemente nunca correrás tanto como lo harías en una bici de carretera. La velocidad nos gusta. Queremos llegar a casa con medias en el garmin que destronen a cualquier pódium del Strava. Queremos correr siempre más.
  3. Es más fácil cumplir con tus entrenamientos. Con la bici de carretera hacer series es mucho más fácil porque puedes ir por un sitio que sea llano y además no tienes que estar cambiando constantemente de piñones por el sube-baja del terreno o por las piedras, el árbol o las ramas.
  4. No se limpian tanto. La bici de carretera por lo general no la meterás cada dos por tres bajo el chorro a presión de las gasolineras como la de montaña con tanto barro y polvo. Además no te llenarás todo de barro la ropa y botas y no tendrás que estar todo el día con el cepillo barriendo “la entradita” del piso.
  5. El mantenimiento es más sencillo. Lo único que debe preocuparte es tener la cadena limpia y engrasada junto con el cambio trasero y poco más. En cambio de la de montaña es un follón. Entre suspensiones, frenos de disco, radios, pastillas, bloqueos, etc. y si es doble ya no te digo con la cantidad de rodamientos que tienen en el cuadro y que con el polvo no dejan de crujir.
  6. Llegas más lejos. Con la de montaña como vas más lento pues tardarías mucho en hacer por ejemplo una ruta que se alejase de tu casa. En cambio con la de carretera puedes hacerte una ruta y visitar varios pueblos cercanos en una misma salida.

Así que si quieres convencer a tu amigo para que se pase a la carretera, ya sabes, comparte este post que seguro que le convences!

¿Sabrías decirnos alguna otra? Puedes escribirla en comentarios.