La temporada apenas hace unas semanas que ha terminado, pero ya todos los triatletas tenemos la mirada puesta en el año que viene. Hemos descansado unos cuantos días, y quien más quien menos está comenzando a recuperar la actividad. Llega el momento de hacer las cosas bien en los entrenamientos, con la vista puesta en las competiciones que tengamos previsto hacer.

En la piscina hay que empezar a trabajar la técnica para cuando llegue el momento de desplegar todas nuestras habilidades. Así que ahí van una serie de trucos para lograr pasar de la piscina a las aguas abiertas con seguridad.

Aprende a nadar con los ojos cerrados

Nada de ocho a diez brazadas en la piscina con los ojos cerrados, luego mira al frente por encima del agua. Esto te ayudará con la coordinación y a no depender de la famosa línea azul del fondo de la piscina.

Aprende a salir rápido

En los triatlones, sobre todo los de corta distancia, la natación hasta la primera boya es fundamental. Así que en la piscina practica el empezar fuerte para luego coger un ritmo de crucero. En tu planificación semanal incluye entrenamientos con series de más a menos intensidad, por ejemplo cuatro series de cien metros empezando muy fuerte y acabando relajado.

Foto: Flickr // Bradley Reiter

Foto: Flickr // Bradley Reiter

Practica la patada de delfín

Para practicar la entrada al agua y la salida posterior, aprende a coger impulso desde el fondo. Esto se logra con la famosa patada de delfín, pero no en horizontal: apoyándonos en el suelo de la piscina. Si luego ponemos en práctica este movimiento cuando estemos en las aguas abiertas, seremos más rápidos que corriendo por el agua los metros que aún nos quedan para llegar hasta tierra firme.

Aprende a respirar al frente

En la piscina lo cómodo es nadar a un lado, o probar la respiración bilateral, pero en aguas abiertas, para mantener nuestra orientación y no hacer metros de más, es básico que respiremos cada determinado número de brazadas al frente, para mantener fijas nuestras referencias.

Ahora, que estamos a varios meses de los primeros triatlones, es el momento de acostumbrarse a hacerlo.

Mejora la técnica

Trata de poner en práctica ejercicios de técnica, que te lleven, a la postre, a alargar la brazada. ¿El objetivo? Tener que dar menos brazadas a lo largo de la prueba y, por tanto, cansarte menos.

Usa el neopreno

No tengas miedo a usar el neopreno durante esta época. La piscina es un entorno magnífico para acostumbrarte a él. Mucha gente se agobia con él puesto. Qué mejor que esta época para perderle el miedo.