Creo que llevo unos veinte años corriendo. Más o menos. En el primer entreno del que tengo constancia aguanté quince minutos por Fuente el Sol, Valladolid. Ayer, una hora y cuarto en un entrenamiento normal. He corrido el maratón y mis primeros pensamientos al acabarlo fueron que a) aquí acaba mucha gente b) tenía que haber bajado de 3h45′ c) cuál es el siguiente reto.

La cosa es no parar nunca, siempre querer un poco más. Y hoy me ha dado por mirar entrevistas y el foro de triatlón y veo que hay gente igual de enferma. Y supongo que sin razón aparente. Por el mero hecho de continuar insatisfechos, siempre con ansias de más.

El 6 de octubre es teoricamente mi primer triatlón olímpico. Antes está ganar en Capillas, pueblo de mi doña. 300mts de natación, 7kms de bicicleta y 3kms de carrera a pie. ¿Dónde puedo llegar? Hago cálculos y si cierro los ojos y hago la carta a los reyes magos, pienso que pueden ser 7’00 + 16’00 + 14’00. En total 37’00, cuando el ganador nunca ha bajado de 44’00.

¿Será posible?

En nada empezaremos con el entrenamiento específico. Se irá viendo…