Mañana, 17 de abril, se corre el maratón de Boston. La edición 121 promete ser muy interesante y muy emotiva por varias razones. Primero porque 50 años después Kathrine Switzer, la primera mujer del mundo en inscribirse oficialmente a un maratón, volverá a correrlo con 70 años cumplidos.

Y segundo, porque puede que mañana Bennet Beach, de 67 años, sea el primer hombre en correrlo durante 50 años consecutivos, un reto que empezó en 1968. Hace 50 años, como os podéis imaginar, las cosas no se preparaban como ahora. De hecho, Bennet Beach no había corrido ni una carrera antes ni tenía ningún entrenador ni nada que se le pareciera, pero vivía en Boston. Era un estudiante de Harvard autodidacta por aquel entonces, y fue quien decidió su propio plan de entrenamiento a un mes del maratón. Iba añadiendo una milla al día (1,609km) a sus entrenamientos hasta que fue capaz de terminar 20 millas dos días antes de la gran cita.

Él nunca había corrido una carrera de carretera antes, nunca había un entrenador de pista. Como estudiante de primer año de Harvard la primavera siguiente, preparó su propio régimen de entrenamiento de un mes. Fue añadiendo una milla al día a sus entrenamientos hasta que remató a 20 millas (algo más de 32 kms) dos días antes de la gran carrera y se cenó un buen chuletón la noche antes. Beach ahora se ríe de sus comienzos cuando recuerda este tipo de métodos.

Pero aun con todo, a Bennet Beach no le fue nada mal su plan de entrenamiento. Terminó su primer maratón de Boston en 1968 en 3:23, muy por debajo de su meta de cuatro horas. «Ahí estaba yo, corriendo una carrera famosa, escuchando mi nombre por megafonía mientras cruzaba la línea de meta. Ni en mis mejores sueños», dice Beach.

Nada más terminar, lo primero que hizo fue irse a una cafetería a tomarse un estofado de ternera y cuatro vasos de leche. «Tuve suerte de no sufrir un infarto», dice.

Foto: cbsbaltimore.com

Foto: cbsbaltimore.com

El nacimiento del reto

Para el año 1972, Bennet Beach ya no vivía en Boston, sino en Wisconsin. Pero el maratón de Boston ya se había apoderado de él y sintió la llamada. Así que se cogió un avión para correr su quinto maratón consecutivo. Psicológicamente, ahí es cuando nació este bonito reto. «Soy un tipo que se aferra a cosas», dice. «Cuando encuentro algo que me gusta, lo hago una y otra vez. Se ha convertido en parte de mi identidad».

Durante décadas, Beach ha seguido corriendo (casado, con tres hijos, una larga carrera como editor en la Wilderness Society y un nieto). En sus mejores momentos, entrenaba hasta 145 kms semanales para llegar a ser un atleta de élite y mantener el crono por debajo de las 3 horas.

Con el paso de los años, siguió corriendo la maratón y sus amigos se dieron cuenta de que estaban “ante algo histórico”. Su mejor tiempo fue en 1981, cuando paró el crono en 2 horas y 27 minutos, mientras que el peor fue en 2012, donde rozó las 6 horas (5:55:22). Ahora veremos por qué.

washingtonpost

En 2002 llegan los problemas: distonía

En 2002, empezó a tener problemas con su pierna izquierda. No le respondía bien cada vez que intentaba correr. Estuvo consultando médicos durante cuatro años hasta que un neurólogo pronunció la palabra «distonía«. La distonía es un síndrome neurológico caracterizado por contracciones musculares involuntarias que causan movimientos espasmódicos. Los investigadores consideran que la distonía proviene de un problema en la parte del cerebro que controla los mensajes relacionados con las contracciones musculares. No existe cura, solo alivio parcial a través de inyecciones de botox en su isquiotibial izquierdo cada cuatro meses.

Así pues, por razones que la ciencia médica no entiende completamente, cuando su cerebro envía la señal de zancada a su pierna izquierda, los músculos no obedecen.

A pesar de todos, Beach entrena durante dos horas al día montando en bici, haciendo remo, natación, elíptica, pero correr es lo que peor puede hacer. Limita sus carreras a apenas 25 kms por semana, lo que él considera «una pésima manera de prepararse para un maratón».

Con su zancada desequilibrada, es increíble que el resto de su cuerpo no se haya roto. Imaginaos cómo es de agotador para él un maratón conforme pasan los años.

Foto: boston.com

Foto: boston.com

Igualar a un leyenda, Johnny Kelley

El objetivo de Bennet Beach es igualar a la leyenda de Johnny Kelley, el maratonista más famoso de Boston, que corrió la carrera durante 61 ediciones, habiendo terminado 58 de ellas, pero solo 24 consecutivamente. Ese es el sueño que persigue. «Cincuenta y ocho parece estar todavía muy lejos», dice, «pero tengo esperanza de que alguna persona inteligente resolverá la enfermedad de la distonía. Eso cambiaría las reglas del juego».

Foto: bostonglobe

Foto: bostonglobe

Fuente: washingtonpost, locosporcorrer