Y tú te preguntarás, ¿para qué tanto entrenar?, ¿Para qué tanta paliza? ¿Para qué tanto sacrificio y tanto sinsabor si nunca ganas nada? A ver, chavales, una cosa es vivir de esto y otra cosa es vivir para esto, que es lo que hacemos casi todos nosotros. A cambio, tienes un cuerpazo escultural muy por encima de la media de tu generación (no deportista) por el que muchos darían la vida por tener. Eres la envidia de muchos de ellos, sobre todo en verano cuando luces torso en la piscina ante el asombro y envidia del público masculino y femenino.

¿Y vas a desaprovecharlo sin tirarle los tejos a alguna triatleta a la que tengas echado el ojo? No todo es entrenar, también hay que cultivar las relaciones interpersonales y si es con una triatleta, pues mejor que mejor. Pero claro, estás acostumbrado a hablar solo de entrenamientos y no sabes cómo traspasar el campo deportivo para intentar meterte en el plano personal con una triatleta, ¿verdad?

No te preocupes, en Planeta Triatlón tenemos mucha cara y hemos puesto en práctica más de una vez alguna de estas frases para quedar con una mujer triatleta.

Foto: shutterstock.com

Foto: shutterstock.com

¿Nos hacemos unos puertos el domingo? (traducción = No me bajes la luna y las estrellas, mejor rueda conmigo y vamos a verlas)

Ja, ja, ja, sé que la traducción no es baladí para alguien que no esté metido en harina, pero invitar a alguien que te gusta a hacerse unos puertos contigo es el plan más romántico que te puedes imaginar. ¿Te imagina allí arriba, a más de 1.800 metros de altura, con las dos bicis juntas observando el horizonte? Nosotros te proponemos el plan, el cómo lo remates, es cosa tuya. Eso sí, asegúrate que eres buen escalador y no acabas subiendo tú a rueda y se le caiga un mito a los 1.600 metros.

Me he fijado en tu técnica de carrera y, joder,  no taloneas nada (traducción = he ido corriendo detrás de ti unos cuántos kms y no he podido dejar de mirarte el culo… ¡y vaya culo!)

Las adulaciones nos gustan a todos, hombres y mujeres ¿o no? Que alguien se te acerque y te diga que tu técnica de carrera es lo más grande que ha visto nunca, pues te sube el ego. Lo que no te va a decir nadie es que se ha fijado en tu culo y que no sabe cómo decírtelo abiertamente a la cara. Por eso, el eufemismo del talonar mejor o peor es una mera excusa para intentar un acercamiento. Piensa lo bonito que pueden ser esas tardes entrenando juntos en pista tu técnica y manera de talonar.

¡Cómo mola esa camiseta técnica que llevas! (traducción = te he hecho un escaneo de arriba abajo y no sé ni por dónde empezar)

A ver. Vamos por partes. En ocasiones, te pegas un corte de pelo radical y ellos ni se dan cuenta, y lo peor de todo es que es verdad, es que su cerebro no procesa esa información poco relevante. Por tanto, ¿cómo se van a fijar en una camiseta técnica? Si un compañero de entrenamiento te hace algún comentario sobre la ropa que llevas, créeme, no es normal, quiere algo.

Me gusta tu recobro, ¿llevas mucho practicando ese giro de hombro? (traducción= llevo media hora mirándote por debajo del agua y se me cae la baba)

Imaginemos que solo coincides en el agua con la triatleta que te gusta. Tendremos que sacar recursos, ¿no? Si tenemos la suerte de que no se nade 3.000 metros seguidos y decide hacer series, hay que estar bien atentos a los tiempos de descanso y recuperación, que es donde podemos entablar conversación. Pero tampoco hables mucho, no sea que se le pase la siguiente serie y te coja manía.

Foto: Tom Lee

Foto: Tom Lee

He descubierto una receta con pasta integral y boniato cojonuda para subir los niveles de glucógeno antes de la competición. Te podrías venir a casa a cenar y la pruebas (Traducción = ¿Te vienes a cenar esta noche?)

El tema nutrición está muy de moda entre los deportistas, así que un buen gancho puede ser la comida. A todos nos gusta probar nuevas recetas que rellenen nuestros niveles de glucógeno hasta las orejas y luego rendir más en las pruebas. Es una propuesta muy acertada y muy traída a cuenta. Ojo con los tiempos de cocción que todos los triatletas entendemos algo de pasta y no te olvides de comprar los boniatos esos que le has prometido o te pillará a la primera de cambio.

Tengo que comprarme ropa de bici y no sé dónde ir, ¿me acompañas? (Traducción = voy a hacer de modelo esta tarde a ver si le gusto)

Muchos hombres carecen de gusto estético a la hora de comprar ropa en general, incluida la de entrenar.  A otros les aburre soberanamente eso de pasarse una tarde entera de tienda en tienda y prefieren la elección de una mujer. Y ahí es donde aparece la triatleta de sus sueños. Invítale a que te acompañe y le haces un buen pase de modeletes ajustados, culottes, monos, maillots y todo lo que veas que marca tu musculatura hercúlea. Eso sí, acuérdate de depilarte las piernas y cuida los calcetos que lleves ese día, no la vayas a liar parda.

Foto de portada: Ironman