En Planeta Triatlón hemos debatido en alguna ocasión sobre cuando es mejor salir a correr, pero somos conscientes de que en muchas ocasiones no es una decisión que esté en nuestras manos. Cargas familiares, laborales, compromisos, tareas del hogar. Una y otra vez los deportistas amateurs nos encontramos con los mismos obstáculos a la hora de entrenar. Por eso, no nos queda otra que adaptarnos y jugar la partida con las cartas que nos tocan, lo que nos lleva a menudo a salir a correr de noche, por ejemplo.

Esto no tiene por qué suponer un problema, de hecho, en un artículo sobre la mejor hora del día para salir a correr explicábamos los beneficios de hacerlo a última hora del día, en la tarde-noche: el cuerpo humano alcanza aquí su grado más alto de rendimiento. Se ha calentado bien musculatura y somos más flexibles; la temperatura corporal ha aumentado y, además, el ejercicio físico a última hora es un psicólogo gratuito para liberar todo el estrés acumulado durante el día.

La noche no debe de ser ninguna excusa para quedarte en casa, sólo necesitas leer los siguientes consejos y manos a la obra:

Busca terreno conocido 

Si vas a correr de noche hazlo por un camino o zona en la que yo lo hayas hecho con anterioridad de día. Así evitarás sorpresas desagradables, caídas o vete tú a sabe qué cosas te puedes encontrar.

Usa ropa reflectante

La mayoría de gente que corre de noche lo suele hacer por áreas transitadas por coches, se sienten más seguros que en un camino abandonado y, además, suele haber mayor iluminación. No olvides llevar algo de ropa reflectante para que cualquier vehículo te pueda ver de lejos y tome la precauciones necesarias.

Un frontal es una buena inversión

Llevar iluminación te ayudará a ver mejor (algo indispensable si corres en una zona rural) y, casi más importante, a que te vean. Si tienes dudas aquí te explicamos cómo escoger un frontal para correr de noche.

Ojo con la batería

Si llevas un frontal es importante ser cuidadoso con la baterías, asegúrate de tenerlas bien cargadas, algunos frontales se apagan poco después del aviso de batería y te puedes ver algo comprometido si tienes que volver a casa sin luz.

Da la nota con la ropa

Usa colores fluorescentes y llamativos, en las zonas de tráfico facilitará que los vehículos te detecten antes. Hoy en día está muy de moda y no vas a tener problema en encontrarla.

Abrígate

No es lo mismo correr a las 12 del mediodía que hacerlo a las 10 de la noche. Abrígate, sobre todo en invierno, si no quieres levantarte con la salud en mal estado al día siguiente.

No salgas de casa sin el teléfono

Esto es algo fundamental. No sabes si te puedes caer o sufrir cualquier problema, es importante que lleves tú teléfono para que puedas contactar con alguien en caso de emergencia y para que estés localizado. Evita correr en zonas rurales o monte en las que no tienes cobertura.

No tengas miedo a la oscuridad

Vas a salir a correr, no a ver una película de miedo, ahí afuera hay exactamente lo mismo que cuando pasas durante el día. Saca los temores y ruidos raros de tu cabeza y disfruta del silencio de la noche.