El pasado domingo, Harriette Thompson hacía historia al convertirse en la mujer más mayor en terminar una media maratón. Casi nada, 94 años y atravesando la línea de meta del Synchrony Financial Rock ‘n’ Roll San Diego Half Marathon en medio de sonrisas y ovaciones. Acompañada de su hijo, Benny, a un lado y llena de confetti por alcanzar este logro. Ahora es cuando tenemos que preguntarnos eso de ¿hay algo que no se pueda conseguir a los 94 años?

En 2015, nuestra protagonista de hoy, Harriette Thompson ya consiguió el actual récord mundial de maratón siendo la mujer de mayor edad en terminar los 42,195 kms con nada más y nada menos que 92 años. Durante los dos años siguientes, Thompson le ha plantado batalla a un cáncer que le mantuvo apartada de la carrera durante todo 2016. Después de un largo tratamiento de quimioterapia y después de pasar por una cirugía de injerto de piel, Thompson consiguió recuperarse y volver a correr. Dado que el poco tiempo que tenía para entrenar, no le aseguraba terminar un maratón entero, decidió jugar sobre seguro y abordar una distancia más asequible para una mujer de 94 años, el medio maratón, un reto que muchas personas con una tercera parte menos de edad no son capaces de conseguir.

Foto: sandiegouniontribune

Además de correr, recauda fondos para la Leukemia and Lymphoma society

Mientras se preparaba la prueba, Thompson habló con la revista Women’s Running magazine, a la que explicó lo feliz que estaba por seguir entrenando, corriendo y motivando a la gente. Gracias al running, esta doble superviviente al cáncer ha conseguido recaudar más de 100.000 dólares para la Leukemia and Lymphoma society y concretamente, lleva ya recaudados más de 17.000 dólares este año.

La anciana corredora declaraba: «Es impresionante para mí que la gente se tome esto tan en serio. A mi edad de 94 años, supongo que no esperarán mucho de mí, pero estoy muy emocionada de poder ayudar a Leukemia and Lymphoma»

Pianista ya retirada y residente en Charolette, North Carolina, que ha actuado entre otros sitios en Carnegie Hall, afirma que es mucho más complicado preparar un concierto que una carrera. Y terminando con un tiempo de 3 horas, 42 minutos y 56 segundos, Harriette Thompson hace que una media maratón parezca hasta fácil. No hay más que ver la energía con la que llega a meta.

 

 

La personalidad de Thompson es arrolladora y peculiar, no solo es una mujer rápida y con talento, sino que también es divertida. En una entrevista previa a la carrera, cuando le preguntaron qué le gustaría hacer después de la carrera, Thompson rió y dijo, «dormir», señalando que antes debía tomarse un helado de cono por la noche.

Su récord mundial puede parecer increíble, pero no solo lo parece, sino que lo es. Que alguien con 94 años tenga las ganas, la vitalidad y la energía de correr estas distancias es la mejor manera de demostrar al mundo entero que está viva.

 

 

Fuente: running.competitor