El nadador británico, Adam Peaty, campeón mundial y olímpico británico de braza, ha hecho declaraciones a la BBC Sport atacando directamente a la federación internacional de natación, la FINA, y advirtiéndoles que no pueden sancionar a los nadadores sin perder el apoyo de todos ellos. «No me importa, sancionadme si tenéis que hacerlo», ha dicho Peaty en sus declaraciones a la BBC. «No me molesta porque al final saben que no pueden. No pueden salirse con la suya porque perderían todo el respeto de los atletas y no puedes intimidarles».

Los comentarios de Peaty han surgido a raíz de la cumbre de la ISL, una reunión entre atletas y organizadores de la Liga Internacional de Natación (ISL), que pretende organizar una serie de pruebas de natación, pero que ha tenido muchos conflictos con la FINA para conseguir que las reuniones fueran aprobadas. De hecho, la reunión que estaba prevista para los días 20 y 21 de diciembre en Turín, finalmente no fue autorizada.

Adam Peaty también tuvo comentarios también sobre el lanzamiento de las Champions Swim Series por parte de la  FINA, considerada por algunos como una respuesta al formato propuesto por la ISL. Peaty ha dicho que la decisión ha sido «vergonzosa y ofensiva». «Cuatro millones de libras esterlinas en premios no son nada en comparación con lo que ganarán en esa prueba, ganarán mucho más», dijo en sus declaraciones a la BBC. «Necesitamos transparencia y un 50% de las ganancias. Me encanta este deporte, pero la razón principal por la que la gente deja de nadar en todo el mundo es porque no hay suficiente dinero. Quiero asegurar el futuro de los niños que van a ganar los Juegos Olímpicos dentro de 20 años y espero ganarme la vida con ello».

Un día después de las declaraciones de Adam Peaty, la FINA envió una nota de prensa negando que hubiera amenazado con sancionar a los atletas. Para todos los que seguimos esta historia de cerca, recordemos que a finales de octubre, la FINA se refirió específicamente a una de sus reglas generales por la cual establecía sanciones de 1 a 2 años para los miembros de la FINA que tuvieran relaciones con un «organismo no afiliado», al mismo tiempo que dejaba claro que la Liga Internacional de Natación y el evento Energy for Swim 2018 no estaban autorizados.

Lo que está claro es que, independientemente de lo que pase, la guerra está declarada. A principios de diciembre, tres de las estrellas de la natación mundial presentaron una propuesta de demanda colectiva contra la FINA por violar las leyes antimonopolio de Estados Unidos. Katinka Hosszu, Michael Andrew y Tom Shields fueron los principales actores en este litigio. Y ahora, Adam Peaty continúa la guerra con una nueva batalla y sus declaraciones:

«Seguro que habrás oído o visto que he estado en Londres los últimos días con la Liga Internacional de Natación. También han estado aquí muchos de los mejores nadadores del mundo de varios países, un ejemplo claro de que el cambio es necesario ahora más que nunca en un deporte en que sólo tiene visibilidad real una vez cada 4 años. Atletas y futuros atletas tenemos el poder de hacer esto juntos, pero se hace casi imposible si estamos solos. No me intimidarán con amenazas y a ti tampoco deberían, ¡son tácticas infantiles para tratar de asustarnos! El momento es ahora, ahora o nunca!