Primera victoria profesional del ciclista italiano Alan Marangoni en una carrera deportiva de once años. Más de 135.000 kilómetros, 714 días de competición que quedan atrás, y el día que más importaba, los últimos metros se convirtieron en un “cuento de hadas”. Ha sido su última carrera, los últimos 210 kilómetros para el ciclista de 34 años que ha pasado la mayor parte de su carrera en el equipo Cannondale, sacrificando sus propias oportunidades para ayudar a sus compañeros de equipo, como Peter Sagan, Vincenzo Nibali, Ivan Basso y Rigoberto Urán. En 2015 estuvo a punto de rozar la victoria en una victoria del Giro de Italia, cerca de su casa en Forli, y parecía que se iba a retirar sin haber ganado nunca una carrera profesional. Pero el destino hizo que en su última carrera, en el Tour de Okinawa en Japón, con Marangoni corriendo para el equipo Nippo-Vini Fantini conociera por primera vez en su vida lo que es la victoria, derrotando al australiano Freddy Ovett, del BMC, y a Chun Kai Feng (Bahrein-Mérida).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Credevo che certi finali esistessero solo nelle favole, invece… Senza parole, solo un mare di emozioni dentro al cuore. #okinawa #japan #win #lastrace #emotions #nowords

Una publicación compartida de Alan Marangoni (@alanma1984) el

“Fue el día perfecto que siempre he buscado en mi carrera y lo he encontrado hoy”, dijo emocionado Marangoni después de derramar algunas lágrimas nada más cruzar la línea de meta. “No sé cómo explicarlo, pero este Tour de Okinawa es como un campeonato mundial para mí.

Me arriesgué a atacar en los últimos kilómetros porque quería jugar todas mis cartas para intentar conseguir el objetivo que tanto he perseguido a lo largo de mi carrera. Creo que hice un ataque bien estudiado y me pareció que estaba soñando o viendo una película de otra persona.

He pasado un último mes fuera de casa, pero quería terminar mi carrera en lo más alto. Es un final de cuento de hadas para mi carrera, uno con el que había soñado. Ahora todo se ha hecho realidad.”

Marangoni se hizo profesional en 2009 con CSF Navigare y luego se unió a Liquigas en 2011, que se convertiría en el equipo Cannondale. Permaneció en el equipo cuando se unió a Garmin y fue dirigido por Jonathan Vaughters en 2015, trasladándose a Nippo-Vini Fantini en 2017 como capitán y modelo a seguir para el equipo italo-japonés. Ha participado en siete Grand Tours y 19 Monument Classics a lo largo de su carrera.

“Quiero dar las gracias a mis compañeros de equipo y a todas las personas que me han ayudado durante esta última temporada para alcanzar este objetivo”, dijo. “Ahora es el momento de volver a casa porque me espera una nueva aventura en el ciclismo (webtv). Ahora que he ganado una carrera, me siento parte del deporte más que nunca”.