Tras su abandono en Ironman Barcelona 2015, el catalán Albert Moreno se marcó hace unos meses un objetivo claro para 2017, lograr debutar en la distancia como punto de partida para en 2018 dar el salto definitivo a la larga distancia. A partir de ese momento, en el que las pruebas Ironman 70.3 pasaron a ser parte del entrenamiento, incrementó sus volúmenes de entrenamiento buscando adaptarse a los 226 kilómetros.

Ahora que el debut ha pasado y con éxito, el triatleta ha hecho públicos los volúmenes que le han hecho acabar undécimo en el pasado Ironman Cozumel.

El triatleta patrocinado por Orbea y Rudy Project acumuló 650 kilómetros de Barcelona a Madrid en la piscina, 14.500 kilómetros de ciclismo (lo que según comenta el propio deportista es ir de Barcelona a Tokio), y otros 2.300 kilómetros de carrera a pie. Sin duda alguna, unos volúmenes más que importantes.

Para que os sirva de referencia, Lionel Sanders compartía los suyos poco después de acabar el Campeonato del Mundo de Ironman nadó para preparar la cita 862 kilómetros y corrió 2.960. Así que Albert no se queda corto en absoluto.