Gran día para el deporte español, Alejandro Valverde se ha convertido Campeón del Mundo de ciclismo. El murciano ha dado una clase magistral sobre la bicicleta y a sus 38 años ha logrado el gran triunfo que buscaba esta temporada, conseguir el maillot arcoiris que lucirá durante la próxima temporada, una gran culminación a una carrera deportiva.

Junto a él han entrado Romain Bardet y Michael Woods, pero han sido incapaces de pelearle el triunfo al de Movistar, que sabiendo de su veteranía, su ventaja en el sprint y su fuerza, ha lanzado un ataque ganador a quinientos metros de meta.

Hay que destacar el gran papel de la selección española, que ha manejado la carrera de la mejor manera posible. Valverde toma así el relevo de Oscar Freire, último ganador español, allá por 2004. Tras seis podios, que le convertían en el corredor con más preseas en Campeonatos del Mundo, Alejandro por fin ha podido disfrutar del triunfo.

Son muchos años luchando y al final se ha conseguido” ha dicho entre lágrimas en la primera entrevista a pie de meta, emocionadísimo.

El triunfo, en la última de las ascensiones

Alejandro ha fraguado su victoria en la última de las subidas, un durísimo muro de tres kilómetros en el que los máximos favoritos, sus rivales directos, han comenzado a descolgarse. El momento clave ha sido cuando Julian Alaphilippe, para todos el gran rival, ha perdido comba. El canadiense Michael Woods se ha dado cuenta de este hecho y ha incrementado un punto, solo siendo capaces de seguirle Romain Bardet, Gianni Moscon y nuestro murciano de oro.

A poco menos de un kilómetro de coronar Moscon ha cedido también, momento en el que los tres restantes del grupo han sido conscientes de que las medallas eran para ellos tres. Pese a que no han bajado el ritmo, el holandés Tom Dumoulin ha logrado darles alcance, pero sin las fuerzas necesarias para disputar el sprint, finalmente ha sido cuarto en meta.