Es el sueño de cualquier ciclista: ir por la carretera sin peligro alguno, sin semáforos, sin camiones, sin coches pegándose demasiado al arcen… Sólo el viento dándonos en la cara. Salir a entrenar los fines de semana y no estar preocupados de si hay demasiado tráfico, o si puedes ir en paralelo con tus compañeros.. Pues en Alemania va a dejar de ser un sueño para convertirse en realidad: casi cien kilómetros de carreteras solo para ciclistas.

Recientemente se han inaugurado los primeros cinco kilómetros, y la idea es conectar diez ciudades de la zona oeste del país: Duisburgo, Bochum y Hamm, junto a cuatro universidades. Frankfurt, por su parte, está planteando también una carretera de unos treinta kilómetros y Munich otra de quince kilómetros.

La idea es que la “autobahn”, como se denominará en alemán, suponga una reducción del uso de casi 50.000 vehículos en la zona, ya que éstos podrían ir a trabajar en la bicicleta. Hay que tener en cuenta que casi dos millones de alemanes viven a menos de dos kilómetros de distancia de los distintos itinerarios planteados para la autopista en cuestión.

De todas maneras, estos proyectos no son una novedad en la zona: Noruega, Dinamarca y Holanda ya cuentan con carreteras similares y el uso de la bicicleta está más que extendido.

Aquí en España la cosa parece más complicada. Primero por el reducido uso de la bicicleta que mantenemos, pese a las magníficas condiciones climatológicas con las que contamos, y en segundo lugar por la inversión: El proyecto alemán está buscando la financiación necesaria, que ronda los 180 millones de euros, no solo por la construcción, ya que se necesita mantenimiento y alumbrado. Creo que aquí a esas cifras, por el momento, es bastante complicado llegar.

No obstante, hace unos días saltaba la noticia de que la Generalitat de Catalunya planteaba, por sorpresa, hacer un carril bici en el tramo de la Nacional II a su paso por el Maresme. A ver si cunde el ejemplo…