Hace ya tiempo que seguimos muy de cerca a Alex Yee, un joven triatleta británico nacido en 1998 que se presenta como digno sucesor de los hermanos Brownlee. El pasado mes de mayo Yee coría el 5.000m en el Flanders Athletics Meeting en Oordegem, Bélgica, marcando un registro de 13:37.60 (2’43”/km), su mejor marca personal. Esta marca situaba a Alex Yee como el “atleta junior británico más rápido desde 1981”.

La mala suerte hizo que una semana más tarde el joven triatleta de 19 años sufriera una terrible caída en el segmento de ciclismo de la Copa del Mundo de Cagliari que le hizo tener que ser hospitalizado en Italia. El parte médico no podía menos optimista: dos costillas rotas y cuatro vértebras fracturadas, además de un pulmón perforado.

 

Alex Yee

Alex Yee

Campeonato Universitario de Cross

La cosa no pintaba muy bien para Alex Yee hasta que ayer, 3 de febrero, volvía a competir en el British Universities and Colleges Sport (BUCS) Cross Country Championships, o sea, el Campeonato Universitario de Cross Británico. La mañana no empezó muy bien para el joven que representaba a la Universidad Leeds Beckett, ya que un corte en el pie antes de empezar la prueba no le ayudó en absoluto a afrontar los 10 kms que tenía por delante.

Pero cuando decimos que Alex Yee está hecho de otra pasta es por algo. Era su primera carrera importante desde aquel sensacional 13:37.60 de mayo, una marca que le colocaba en cuarto puesto en el ránking mundial de 5000m del Reino Unido. Si le molestó el pie durante la carrera, es algo que solo él sabe porque a pesar de las adversidades, estuvo dando la cara desde el principio de la prueba y metiéndole 10 segundos a su principal seguidor, Emile Cairess, en la segunda vuelta. Un tropiezo en el traicionero cruce del río le hizo perder unos segundos y tuvo que darlo todo en el último kilómetro, pero logró la victoria con un tiempo de 32:35, tan solo 3 segundos de ventaja con Chris Olley , mientras Emile Cairess fue tercero.

 

Alex Yee

Foto: Twitter // BUCSsport

 

El joven Yee no pudo quedarse a la recogida de premios ya que tuvo que irse corriendo a curar el pie. Su entrenador, Ken Pike, fue el encargado de llevarle después a su casa. Los consejos que le dio su entrenador para la prueba habían tenido final feliz, «Ken me dijo que apretara fuerte en la subida y es lo que hice, conseguí abrir un hueco, pero ha sido muy duro», dijo Yee. «Intenté cruzar el río de forma más sencilla en la segunda vuelta, pero habría sido mejor hacerlo con más ímpetu».

Aún así, Yee vuelve a estar demostrando al mundo que tiene mucho que decir en el triatlón. Y solo tiene 19 años…

Fuente: athleticsweekly