Alistair Brownlee nos dejó de piedra hace algo más de cuatro meses cuando anunció una urgente operación de cadera que daba al traste con sus intenciones de luchar por el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3 que finalmente se llevaría Javier Gómez Noya. Desde entonces, pocas apariciones públicas hemos tenido del dos veces Campeón Olímpico, que solo ha vuelto a competir, y de manera testimonial, en el Challenge Sardinia por relevos.

Afortunadamente estos días el británico salta de nuevo a la palestra y es que se ha hecho público que el mayor de los hermanos volverá a competir en 2018 en corta distancia, con el objetivo de lograr la victoria en los Juegos de la Commonwealth a disputar en Gold Coast, Australia, el próximo mes de abril.

El Campeonato del Mundo de Ironman es una prueba a la que todo triatleta quiere asistir. Llevo practicando este deporte desde los ocho años y quiero alcanzar esa meta, pero creo que tendré que posponer ese sueño“, ha afirmado Alistair. Tras la operación de cadera a que se ha visto sometido, “no quería tomar decisiones precipitadas e irrevocables sobre mi futuro, era mi intención dejar de lado la distancia olímpica por un tiempo y dedicarme a la larga, pero los Juegos de la Commonwealth para mí siempre han tenido un significado importante

Su debut en media distancia, con victorias en Gran Canaria y Utah no pudo ser mejor, pero parece que la continuidad en este tipo de carreras queda aparcado hasta, por lo menos, superar Tokio 2020. “Si me hubieran pedido hace dos años que fuera a Tokio, probablemente habría dicho que no, pero ahora me siento mucho más positivo“.

A partir de ahora, está claro que se abren muchos interrogantes, pero lo que está claro es que en el horizonte de Alistair está el hacerse, tras Londres y Río, con una medalla olímpica que supondría un hito sin precedentes.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon