Ya tenemos aquí el primer gran duelo de la temporada de media distancia: ya se ha hecho público que tanto Alistair Brownlee como Kristian Blummenfelt serán de la partida en Ironman 70.3 Dubai, prueba que abre oficiosamente el calendario de pruebas 70.3 (Pucon fue este fin de semana, pero sin deportistas reseñables al menos en la prueba masculina). Junto a ellos, tomarán la salida nombres como el de Patrick Nilssoncompañero de Pablo Dapena en BMC Vifit Sport– o Adam Bowden, cuarto en el pasado Ironman 70.3 Bahrain por detrás de los noruegos.

En la prueba masculina no habrá participación española, aunque sí en la femenina: Judit Corachán abrirá la temporada en tierras árabes, buscando la clasicicación para el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3, a disputar en Niza el próximo mes de septiembre.

Duelo por todo lo alto

Blummenfelt, actual poseedor del récord de la distancia tras su impresionante recital en -precisamente- Ironman 70.3 Bahrain, ya había confirmado hace unos días su presencia en Dubai, pero estábamos pendientes de saber qué hacía Alistair Brownlee. El mayor de los hermanos es el vigente campeón de la prueba: en el pasado 2018 la cita pasó por ser, junto al subcampeonato del mundo de Ironman 70.3, su mejor competición, en un año en el que le costó lograr el punto de forma: en media distancia no ganó con toda la autoridad que se esperaba en China, y luego en corta distancia tuvo que ver como rivales como Henri Schoeman o nuestro Fernando Alarza le superaban con facilidad.

El objetivo de Alistair, aún por definir

Sigue siendo una incógnita, pese a participar en Dubai, saber hacia dónde va a orientar la próxima temporada el actual oro olímpico. Con Javier Gómez Noya confirmado en la carrera para Tokio 2020, Alistair no se ha pronunciado aún al respecto. Grandes rivales en los últimos años, «se necesitan«, como oíamos ayer en la rueda de prensa de Javi a gente muy cercana.

Hay que tener en cuenta también que Dubai es la primera prueba valedera para la Triple Corona, que un año más volverá a estar en juego. «En 2015 Daniela Ryf cerraba una temporada impresionante haciéndose con el mayor premio que se concede en triatlón«, podíamos leer esta semana pasada en la cuenta de Instagram de Bahrain Endurance 13. «Un millón de euros por ganar cada prueba de la Triple Corona. Desde entonces entonces nadie ha sido capaz de ganar, pero un año más estará disponible para todos los participantes«.

En función de quién gane el próximo 1 de febrero, Kristian Blummenfelt o Alistair Brownlee, la temporada del británico puede tomar un cariz u otro.