Alistair Brownlee ha demostrado que no ha ido a Kona de vacaciones y esta pasada madrugada hora española, en la tradicional travesía de Ho’ala IRONMAN Training Swim se ha hecho con la victoria por delante de Josh Amberger -ganador en 2018- y el danés Daniel Bakkegard.

Para Brownlee, como decía hace unas horas a través de Instagram, es la primera vez que completa la distancia de natación de un IRONMAN. Hay que recordar que en IRONMAN Irlanda, donde se hizo con la victoria y el slot para Kona, la natación fue cancelada a causa de las malas condiciones climatológicas.

El mayor de los hermanos, que el próximo sábado disputará su primera participación en el Campeonato del Mundo de IRONMAN, ha sido la gran atracción de una prueba que en esta edición ha contado con la notable ausencia de Lucy Charles -ganadora los tres últimos años, incluso por delante de los chicos- y de Patrick Lange. Sí que hemos visto tomar la salida a figuras como la de Andy Boecherer -sexto a más de tres minutos de Alistair-, Tim Don, Sarah Crownley -ganadora en la prueba femenina- o Cameron Wurf. El australiano, gran atracción tras su victoria en IRONMAN Emilia Romagna, se ha quedado a más de seis minutos del británico Brownlee. El de Pinarello ha empeorado en más de medio minuto con respecto a 2018.

La prueba, que transcurre sobre los 3,8 kilómetros del segmento ciclista que el próximo sábado recorrerán los triatletas, solo tiene la diferencia de acabar en el lado derecho del Pier, en Kamamahonu Bay, en vez de en la icónica Kailua Bay.

Lionel Sanders, peor que en 2018, aunque mejores sensaciones

El penúltimo lugar entre los PROs del pasado año fue el primer indicio claro de que algo pasaba con Sanders, que unos días después terminaría hundiéndose en la clasificación. Sin embargo este año, con casi medio minuto más para completar el circuito, ha demostrado estar en mejor estado de forma: no se han dado las condiciones climatológicas de la pasada edición, y eso ha provocado que prácticamente todos los participantes hayan empeorado sus tiempos con respecto a 2018.