En noviembre de 2017 Andrew Talansky, quien fuera jefe de filas de Cannondale, sorprendió a propios y extraños al vencer en el primer triatlón en que participabaDécimo en el Tour de Francia y quinto en la Vuelta a España, el norteamericano decidió hace unos meses dejar el ciclismo para centrarse en el triatlón. En abril debutaba en el Iroman 70.3 Oceanside marcando el tercer mejor parcial en bici y terminando en el puesto número 20 de los 32 triatletas en la categoría masculina pro.

Este fin de semana se celebraba Ironman Canadá en Whistler BC, prueba en la que debutaba Andrew Talansky, cuyo objetivo es clasificarse para Kona 2020. Es consciente el norteamericano de que no es tarea de un día para otro poder luchar con los mejores: “Me gustaría clasificarme para Kona 2018, pero sé que es muy ambicioso. Creo que el proyecto ha de ser a tres años. Mi objetivo es Kona 2020, donde se podrá ver de qué soy capaz. Tendré entonces 31 años, y en las pruebas Ironman tienes 37 y sigues siendo competitivo“.

Y no le ha ido nada mal a Talansky en su debut en la larga distancia, que también era su debut en maratón. La prueba la ganó el canadiense Brent McMahon sobre su compatriota Jeff Symonds gracias a una rápida natación (51:37), el segundo mejor tiempo en bici y una maratón en 2:53:16, lo que le permitió terminar en 8:31:33, más de ocho minutos por delante que Symonds.

Brent McMahon

Brent McMachon

Aunque McMahon estuvo muy lejos de sus tiempos habituales (recordemos que tiene cuatro pruebas en menos de 8 horas), el canadiense fue el mejor en un día muy caluroso, con un recorrido más difícil que dejó fuera de juego a triatletas de la talla de Marino Vanhoenacker.

Talansky salía del agua en novena posición nadando en 57:49, 6 minutos y 12 segundos por detrás de McMahon. Ya en el sector ciclista, y en el kilómetro 80, Bowstead se puso en cabeza por delante de McMachon y 3:31 por delante de Talansky. Pasado el kilómetro 166, Vanhoenacker empezó a apretar situándose 3 segundos por delante de McMahon, 6 sobre Bowstead, 2:58 sobre Talansky.  Después de un segundo mejor tiempo de 4:43:36, McMahon entró en la T2 con una ventaja de 21 segundos sobre Vanhoenacker, 1:27 sobre Bowstead, 3:54 sobre Talansky (mejor tiempo del sector ciclista con 4:40:26), 5:46 sobre Symonds, y 6:51 sobre Long.

Luego vendría la carrera a pie, donde se pondrían las cosas en su sitio. En los 3 primeros kilómetros de carrera, Vanhoenacker empezó a dar signos de cansancio hasta irse a la novena posición. Después de 8 km, McMahon tenía ya una ventaja considerable sobre sus rivales: Symonds, Long, Metzler,  Talansky,  Hipple, Russell y Bowstead.

Después de terminar la maratón en 2:53:16, McMahon entraba en meta en 8:31:33 con 8:54 de diferencia sobre Symonds (2:56:24) y 14 minutos sobre Russell (2:56:58). Talansky terminó la carrera a pie en 3:29:52, lo que le sitúa como séptimo clasificado en categoría pro en su debut en distancia Ironman.

La emoción de haber terminado tan bien la prueba se veía en su comentario a través de las redes sociales:

«Qué día. Mi primer Ironman terminado rodeado de amigos y familiares ha sido una experiencia inolvidable. La multitud de emociones que experimentas es una locura. A pesar de haber hecho el mejor parcial de bici, me pasé los últimos 20 kilómetros pensando que tendría que pararme en la carrera debido a un problema de hidratación, estaba mareado, tenía escalofríos y apenas podía pedalear.

Entonces pensé en mi hijo y en el ejemplo que quiero darle. Y en mi esposa, que se ha sacrificado tanto para apoyarme en este nuevo reto. Y en toda la gente que cree en mí. Cambié de idea y decidí al menos empezar la carrera. 26.2 millas más tarde crucé la línea en séptima posición y oficialmente me convertí en un Ironman. Hoy he aprendido que no hay límites excepto los que nos imponemos a nosotros mismos».