Jonathan Brownlee no será mañana sábado de la partida en las Series Mundiales de Hamburgo. Así lo confirmaba el propio triatleta en su cuenta de twitter este mediodía: “Desde España no estoy al cien por cien. Fastidiado por perderme Hamburgo. Siguiendo instrucciones de los doctores. Hay que averiguar por qué tengo los niveles bajos de magnesio. De vuelta a casa”. Así de esquemático, en 140 caracteres, el pequeño de los Brownlee decía prácticamente adiós a sus remotas opciones de hacerse con el Campeonato del Mundo de Triatlón esta temporada.

Y es que el año está siendo horroroso para el triatleta de Leeds, que por una u otra razón ve como sus rivales, con los españoles a la cabeza, se alejan inexorablemente en la clasificación. . Se perdió las dos primeras citas de la temporada, Abu Dabhi y Gold Coast, además de la primera jornada de la SuperLeague Triathlon, por culpa de una lesión de cadera que le mantuvo casi dos meses parados. En su reaparición, en la ciudad japonesa de Yokohama, se fue al suelo a pocos metros de la T2 cuando lideraba con solvencia la carrera, y pese a que pudo terminar la prueba -tras cargar con la bici durante un kilómetro- mantuvo a cero su casillero.

En la siguiente cita del circuito, en su Leeds natal, logró subir al segundo cajón siendo solo superado por su hermano Alistair, que pese a que venía de sufrir una tremenda pájara en The Championship, demostró ser muy superior. Así que tras cuatro pruebas disputadas Jonathan acumula 740 puntos, muy lejos de los 2.743 de Fernando Alarza, actual líder del mundial.

Queda así una carrera completamente descafeinada para mañana que, visto desde un punto de vista positivo, acerca un poco más la posibilidad del triplete. A la inesperada ausencia de los dos hermanos hay que sumar que el sudafricano Richard Murray arrastra problemas gripales, lo que deja bastante expedito el camino a los nuestros. A las cinco de la tarde sabremos qué tres suben al podio de Hamburgo.