El corredor de maratón más rápido del mundo, Eliud Kipchoge, corrió el domingo pasado con una nueva zapatilla diseñada y desarrollada por Nike en tan sólo 4 meses y, una vez más, consiguió hacerse con su tercera victoria en el Maratón de Londres. La pregunta es evidente, ¿hasta qué punto una zapatilla es el resultado de unos resultados excelentes o realmente el mérito es de sus entrenamientos brutales?

La nueva zapatilla en realidad es una variante de la que ya utilizó para el famoso intento de bajar de las dos horas en maratón en el Breaking2, que terminó en 2:00:25. Pero hay novedades respecto a aquel primer modelo de las Vaporfly. La principal novedad es el diseño impreso en 3D en lugar de utilizar la tradicional tecnología Flyknit de Nike, el primer upper textil en 3D en calzado de rendimiento, totalmente personalizado.

«Siempre hemos utilizado la impresión en 3D para afinar el diseño, pero uno de nuestros diseñadores se dio cuenta de que había mucho potencial con el material y el proceso de diseño más allá de la creación de prototipos», explica Bret Schoolmeester, diseñador mundial de calzado de Nike Running. Y no solo eso, la impresora 3D, además, reduce el tiempo que tradicionalmente conlleva pasar del prototipo al producto final. Se pasa de de semanas a días.

Nike Flyprint

Maratón de Berlín 2017

La decisión de mejorar las Nike Zoom Vaporfly Elite fue tomada después de que Kipchoge corriera  el maratón de Berlín 2017. Las condiciones de humedad hacían que los hilos del material Flyknit de las zapatillas absorbieran agua que no llegaba a evaporarse nunca, por lo que la zapatilla iba acumulando peso. Kipchoge recurrió entonces a Schoolmeester y a su equipo de diseño para hacer mejoras de cara a Londres. Utilizando una fase de prototipado rápido, el equipo de diseño fue pasando por diferentes posibilidades antes de imprimir diversas variaciones para cada prototipo. Pusieron a trabajar en el proyecto a un equipo de 3 ó 4 personas para que crearan una zapatilla lo más rápida posible y que estuviera lista para correr el maratón de Boston y Londres. ¿Presión? ¡Ninguna!

Nike Flyprint

El resultado final es la zapatilla Nike Zoom Vaporfly Elite Flyprint, un zapatilla que pesa 169 gramos y es 11 gramos más ligera que su predecesora Flyknit Breaking2. Una zapatilla hecha a la imagen y semejanza del propio Kipchoge y que recoge todos los cambios que pidió el atleta.

Eliud Kipchoge

 

«Tuve que cogerlas, ponérmelas y empezar a correr con ellas. Sentí la comodidad que aportan y el tacto agradable de su parte superior. Noté cómo los elementos que se habían creado con la impresora 3D añadían sujeción. Era todo lo que quería conseguir con estas zapatillas».Después de varias rondas de comentarios y perfeccionamiento hasta conseguir el producto final, Eliud nos cuenta: «parece que estás volando mientras corres. No se produce nada de impacto y los músculos no se resienten».

En términos de diseño, la ventaja de Flyprint parece obvia. La zapatilla 3D puede ser creada específicamente para el atleta antes de ser impresa localmente en lugar de ser impresa en una fábrica al otro lado del mundo, pero lo más importante para Nike en esta etapa es que la iteración rápida significa que los tiempos de los ciclos de prueba y revisión se reducen significativamente. Con zapatillas que se pueden crear en menos de 45 minutos, el atractivo es evidente.

«No se trata de un experimento de una sola vez. Este proyecto nos ha servido para averiguar cómo utilizar Flyprint y ahora que lo tenemos vamos a ver cómo podemos hacerlo comercialmente viable en sentido más amplio».

Puede que haya una versión disponible comercialmente antes de finales de 2018, veremos.