Ben Hoffman participará mañana domingo en Ironman Sudáfrica con la responsabilidad de saber que es el máximo favorito para la victoria. Sus triunfos en las dos últimas ediciones -con récord y sub8 incluido en 2017-, así lo determinan. No lo tendrá fácil, dados los rivales a los que se enfrentará el norteamericano: Eneko Llanos, Cameron Wurf -mejor segmento ciclista en el pasado Campeonato del Mundo- y Maurice Clavel, entre otros, tratarán de ponérselo difícil.

Más si cabe teniendo en cuenta que apenas hace dos semanas Hoffman ha completado, junto a Sebastian Kienle, una de las pruebas de BTT más duras del mundo, la Cape Epic. Durante siete días ambos han completado 658 kilómetros totales de recorrido y un desnivel positivo de 13.530 metros, exigencia no apta para cualquiera.

Subestimé la Cape Epic y me pateó el culo“, reconocía Hoffman ayer durante la rueda de prensa. “Tengo que estar muy centrado el domingo. Necesitaba un cambio mental y un enfoque diferente de la temporada“. En esta línea se pronunciaba Kienle también hace unos días, a quien la Cape Epic le sirvió para desconectar: “Sirve para recordarme porqué soy triatleta profesional. Para mantener mi amor por el triatlón he tenido que probar algo nuevo“.

De cara a mañana, el prestigioso portal TriRating le otorga una holgada victoria: Hoffman ocuparía la primera posición con más de diez minutos de ventaja sobre Maurice Clavel y quince sobre Matt Trauman. A Eneko Llanos le concede una séptima plaza y a Peru Alfaro, el otro español en liza, la décima.

En chicas, Lucy Charles vuelve a la competición

Además de la presencia de Lucy Charles, actual subcampeona del mundo, en Port Elizabeth tendremos el aliciente de ver hasta a cuatro españolas: Gurutze Frades, Saleta Castro, Patricia Bueno y Judith Corachán. La catalana llega muy ilusionada a la prueba, con el único objetivo de completar la distancia: “Solo quiero terminar y a partir de ahí ya sacar conclusiones de la carrera“.