¿Sabías que correr despacio tiene más beneficios de los que puedas pensar?

Los corredores de larga distancia kenianos son conocidos como los corredores más rápidos del mundo. Pero no siempre corren rápido. “De hecho, una gran parte de su entrenamiento la hacen a ritmos muy cómodos”, dice Lance Watson, confundador de Lifesport Coaching en Vancouver. “Los corredores kenianos vienen con mucha frecuencia a Vancouver para entrenar, y a veces, cuando les observas corriendo juntos, apenas se mueven”.

El hecho de correr lento no algo poco común entre los corredores de distancia de élite. Sin embargo, y seguro que más de uno os identificaréis con lo que voy a decir a continuación, es algo mucho menos común entre los triatletas competitivos de grupos de edad. Ello es debido a que como corren con menos frecuencia que los corredores, piensan que tienen que “hacer que cada carrera cuente”, de ahí que se exijan un ritmo medio determinado.

Pero, según Watson, correr lento también tiene cabida en el entrenamiento de triatlón. “El hecho de que correr lento sea relativamente fácil no significa que no tenga sus beneficios”, indica Watson. “Sirve para desarrollar la capacidad aeróbica, la resistencia y la capacidad para quemar grasa”.

¿Cómo de lento es correr lento? De acuerdo con la teoría de Watson, el ritmo adecuado para correr lento es el equivalente a un ritmo de calentamiento. En términos de frecuencia cardíaca, es la zona 1, aproximadamente 25 latidos por minuto por debajo de nuestro umbral de ritmo cardíaco.

técnica de carrera running

Cinco situaciones en las que se recomienda correr lento

Carrera regenerativa: la primera vez que salimos a rodar después de una carrera larga o de alta intensidad ya sea en bici o a pie debe ser lenta y cómoda, algo de sentido común.

Carreras extra: Watson es un defensor acérrimo del entrenar con la mayor frecuencia posible las tres disciplinas del triatlón. Pero cualquier carrera extra que añadamos a nuestro entrenamiento semanal debe ser lenta para proporcionar un estímulo aeróbico extra sin someter a mucha tensión al cuerpo.

Plan B: esos días en los que tienes en tu planning un entreno programado de carrera a fuego, pero tu cuerpo no está bien o no se siente con fuerza de hacerlo, prueba a cambiarlo por una carrera más lenta. “Es mucho mejor que nada”, dice Watson.

Entrenamientos largos: Cuando Watson entrena a un triatleta que tiene problemas para terminar decentemente una maratón en un Ironman, le pone un entrenamiento muy largo de bici-carrera, incluyendo una carrera en zona 1. Empezar a correr una hora después de haber estado dos horas en bici y correr dos horas después de tres a cuatro horas de bici es muy entreno, ¡¡pero siempre que se haga lento!! “Se trata de acostumbrarse a estar de pie durante un buen rato de tiempo”, dice Watson.

Después de una lesión: Entrenar en zona 1 es mucho menos estresante para los tejidos musculares de las piernas que entrenar más rápido. Watson aconseja correr a un ritmo lento durante las primeras dos semanas después de volver de una lesión para minimizar el riesgo de recaída.

 

Fuente: triathlete.com