Tengas el rodillo que tengas, ya es posible recorrer cualquier ruta del mundo, o competir en el Tour de Francia desde casa, gracias a la última versión del simulador BKool, estrenada a finales del pasado mes de septiembre. Además, ahora podrás hacerlo con unos gráficos 3D mucho más realistas y mejorados.

Además, y en fase Beta, la compañía española estrena un modo ampliamente demandado por los usuarios de la plataforma: el modo offline. A partir de ahora se podrá disputar de las rutas del simulador sin conexión a internet, lo que hace que se amplie el abanico de usuarios potenciales, además de poder utilizar el rodillo en lugares en los que, hasta ahora, era inviable. Para hacerlo, habrá que marcar las sesiones como favoritas -teniendo conexión a internet, eso sí- y haberlas abierto en las dos últimas semanas.

Otro cambio que se ha llevado a cabo es el nuevo sistema de conexión, mucho más rápido que el anterior: desde que conectamos a la plataforma hasta que comenzamos a entrenar, puede haber pasado menos de un minuto.

La cámara formato TV, el gran avance

Pero sin duda, la innovación visualmente más espectacular es la nueva cámara tipo “TV”. Esta nueva vista convierte al ciclista en una auténtica estrella, siguiendo la evolución de su entreno desde diferentes planos y perspectivas. La toma desde el helicóptero tan típica de las Grandes Vueltas es resulta sorprendente.

Bkool nos brinda la posibilidad de disfrutar de todas estas mejoras mediante una prueba gratuita del simulador durante un mes, disponible en su página web.