El noruego Kristian Blummenfelt partía este pasado viernes con la vitola de máximo favorito para hacerse con la victoria en Ironman 70.3 Dubai. En ausencia de Alistair Brownlee, que finalmente había decidido no participar en la prueba, todo parecía expedito para que el de Specialized se hiciese con el primer triunfo de relevancia de la temporada.

Pero no fue así. “Llevaba viendo las estrellas desde que llegué a Dubai”, ha escrito a través de su cuenta de Instagram, “aunque esperaba que se me pasara y estuviese bien el día de la carrera”. El último ganador de Ironman 70.3 Bahrain se veía obligado a abandonar, diciendo adiós no solo al triunfo en tierras árabes, sino también a sus opciones de hacerse con la Triple Corona, el premio de un millón de dólares que concede el Príncipe Nasser, fundador del Bahrain Endurance 13, al deportista capaz de hacerse en una misma temporada con Dubai, Bahrain y el Campeonato del Mundo de la distancia.

Cuando llegué a la transición me dolían tanto los dos gemelos que necesité dos horas de tratamiento antes de poder andar de nuevo”, escribió el compañero de entrenamientos de Gustav Iden y Kasper Stornes.

Finalmente era Adam Bowden quien se hacía con el triunfo, por delante de Patrick Nilsson, compañero de Pablo Dapena en BMC ViFit Sport.

Ahora es el momento de cambiar de objetivo y empezar a preparar las Series Mundiales de Abu Dhabi”. La prueba, que se disputará el próximo 9 de marzo, será la primera gran cita de la corta distancia de esta temporada, y servirá de primer termómetro para saber qué posibilidades tienen gente como Vincent Luis, Jakob Birtwhistle o el propio Blummenfelt de desbancar a Mario Mola de la primera posición.

De cara al Campeonato del Mundo de Ironman 70.3, que tendrá lugar en la localidad francesa de Niza, queda por saber si Blummenfelt renuncia a la participación –siempre ha dicho que la media distancia no es un objetivo, sino más bien un entrenamiento de calidad-, o continúa con la idea de pelearles el podio a gente con Jan Frodeno, Javier Gómez Noya o Alistair Brownlee.