Lleva cuatro décadas compitiendo en prueba combinadas, batió tres récords en diferentes categorías Masters y completó catorce ediciones del Campeonato del mundo de Ironman.

A sus 88 años, bajo una sensación térmica de treinta grados, el ingeniero jubilado estadounidense Bob Scott se colgó a finales de agosto la medalla finisher en el Triatlón de Chicago cronometrando un total de 3h23m15s para los 1.500 metros de natación en aguas abiertas, 40 kilómetros de ciclismo y 10 de running.

Con parciales de 42m49s en el agua1h24m con la bicicleta y 55m18s para los 10K de running, el octogenario hombre de hierro norteamericano se convirtió así en el competidor más longevo en la historia del Triatlón de Chicago que se celebra a fines de agosto sobre distancia olímpica.

 

bob scott

Foto: Chicago Triathlon

«Podría haber bajado un poco más el tiempo, el calor no es excusa porque durante la natación y el ciclismo respondí bien según mis cálculos previos» afirma en una entrevista para Runner’s World. «Pero al comenzar a correr me di cuenta que mis piernas ya no tienen la velocidad de antes«, afirmó este descendiente de escoceses que se inició en el waterpolo durante los primeros años de la escuela primaria.

Bob fue uno de los primeros deportistas en probar el triatlón: fue en 1.975, cuando a la edad de 45, participó en su primera carrera: «El agua estaba a apenas doce grados, y no había neoprenos entonces«, comenta. «Tirité durante todo el segmento de bici, pero fue todo un descubrimiento para mí. Estoy enamorado de este deporte«:

Finisher en casi una treintena de ediciones del Maratón de Boston, Bob Scott corría un promedio de 160 kilómetros semanales, un volumen que ahora disminuyó a poco menos que la mitad, trotando unos 75K a lo largo de siete días en los que también incluye dos o tres sesiones de natación en pileta e igual cantidad de salidas en bicicleta.