Ya probé hace más de un año una de las boyas, por aquel entonces Chillswim, que podéis leer aquí. Cualquiera que lo haya leído sabe lo fan que soy de este tipo de boyas y lo mucho que recomiendo hacerse con una para salir a nadar al mar, que sí, que lo de llevar un gorro colorido esta bien, pero esto SE VE.

IMG-20160426-WA0010-01

En esta ocasión he podido probar gracias a SwimSecure los modelos “Selfie” y “Donut”, vamos a echar un ojo más de cerca.

Boya Swimsecure Selfie

La boya Selfie se les hará familiar a muchos de los que ya conocían de antes las drybag M, y en efecto, es muy similar.

En este caso hay dos principales diferencias, la primera, y evidente, es que podemos llevar el móvil a la vista en cualquier momento, de ahí su nombre. Hoy en día y con el auge del selfie, ahora podemos llevar el movil en un lugar seguro mientras nadamos para poder hacernos nuestro selfie de turno y posturear como dios manda en las redes sociales.

IMG-20160424-WA0089

La segunda diferencia más secundaria respecto a las Drybags convencionales son los compartimentos de aire o “pulmones”, en el caso de las primeras, tenía dos bien grandes, en el caso de la selfie, tiene un compartimento grande en la parte opuesta al movil, y una segunda boquilla en el mismo lado que el compartimento transparente para llenar el mismo con la finalidad de que el móvil quede en la parte superior y la boya no vuelque.

En el resto de aspectos es igual a la Drybag antigua (talla M), con un amplio compartimento estanco para llevar nuestras chancletas, llaves del coche, incluso una toalla. La cuerda y sistema de amarre se mantiene también, permitiendo una natación cómoda con la boya siempre a mano sin tener que llevarla a 2 o 3 metros y tener que recoger cuerda cuando queramos buscar flotabilidad mientras descansamos.

Boya Swimsecure Donut

Este modelo es totalmente diferente. Como su nombre indica, la boya tiene forma tórica (de donut), pero el círculo central, en vez de ser hueco, ubica un compartimento estanco para poder guardar pequeños objetos.

boya-swim-secure-donut

La principal diferencia con las otras boyas, es que esta está más pensada quizá para ser abierta en el agua. Al flotar siempre del mismo lado y tener la apertura en la parte superior en vez de lateral, podemos dejar la boya flotando, abrir el compartimento, y sacar por ejemplo una cámara de fotos, o en caso de largas travesías (y es el motivo que más me llamaba) geles, barritas, incluso un bidón de isotónico, por ejemplo.

Al igual que la selfie, tiene dos boquillas, una para hinchar el compartimento naranja, que tiene la función de dar flotabilidad, y una segunda boquilla para el compartimento donde se guardan las cosas. Obviamente tendremos que haber cerrado los compartimentos de almacenaje primero.

La verdad es que me parece una solución súper versátil y práctica. En el mejor de los casos, puedes sacar tu GoPro de turno para esa foto que esperas que lo pete en Instagram, y en el contrario, poniéndonos trágicos, incluso puedes abrir, echar mano al móvil y hacer una llamada de emergencia (cruzamos dedos para que no pase).

Cabe destacar la existencia de un modelo más específico aún pensado para hidratación con un compartimento para llevar un bidón para tener a mano e hidratarse, aunque en mi humilde opinión me parece más versátil la opción de la donut, aunque el bidón quede menos a mano.

Si queréis ver más sobre el tema, podéis echar un vistazo al test que hicimos en aguas abiertas con las dos boyas o visitar la web de Swim Secure para ver todos los modelos de boyas y demás accesorios! Visita muy recomendada!