Como se nota que los triatletas somos unos potentaos y que tenemos el dinero a raudales, de un tiempo a esta parte parece que quien no tiene una cabra, no es triatleta. Vas a un ironman y a tenor del número de ellas que hay… qué pasa, ¿que las regalan? Y quienes no la tenemos pues queremos tener una. ¿Y por qué? Pues porque obviamente vas más rápido.

Vas más rápido. Analicemos esa pregunta, porque tiene chicha. Si hablas con un biomecánico, te dirá que la posición sobre la bicicleta es fundamental, que en la bicicleta de triatlón hay menos resistencia al aire y que en consecuencia eres más eficiente en la pedalada, logrando recorrer la misma distancia en un tiempo menor y sufriendo, ceteris páribus, una menor fatiga.

Pero hay otro tema que he escuchado a gente y que hay que desmitificar: en una cabra gastas menos. Un estudio llevado a cabo por Javier Sola López en 2009 comparó el gasto energético y la frecuencia cardiaca en una bicicleta de carretera y en una cabra a lo largo de un segmento de ocho kilómetros de distancia:

La frecuencia cardiaca en la bicicleta de carretera fue de 163ppm, mientras que sobre la cabra fue de 164ppm. Sorprende, dado que en base al argumento biomecánico, debería ser al revés, pero hay que tener en cuenta que una cabra pesa más que una bicicleta de carretera, y por tanto, independientemente de la velocidad a la que nos desplacemos, el esfuerzo realizado por el ciclista es mayor.

En un recorrido descendente, este argumento sería completamente al revés.

Por su parte, el gasto energético sobre la bicicleta de carretera fue de 142kcal y de 148kcl en la cabra. La esplicación se basa en el incremento de pulsaciones medias. Además, hay que tener en cuenta que por naturaleza los triatletas no estamos acostumbrados a trabajar en posición aerodinámica, y el reclutamiento de motoneuoronas en el miembro superior y en los músculos de la pelvis es mucho mayor que en posición normal. Además se da un mayo consumo de oxígeno.

No obstante, las ventajas que proporciona la cabra vía aerodinámica compensan el gasto energético mayor, las cosas como son. Pero que no os cuenten milongas. La próxima vez que os cuenten que con una cabra se gasta menos, decidles que no, que están equivocados.