La Federación de Castilla y León de triatlón ha publicado esta mañana el calendario de triatlón para el año 2015. Les ha costado, la verdad, pero más vale tarde que nunca. En el PDF que han publicado incluyen pruebas nacionales, y errores de fecha (han metido cosas de 2014), así que lo he pasado a excel y he filtrado, dejando sólo las pruebas que se celebran dentro de nuestra comunidad.

En lo que a mí concierne, pruebas de medio ironman, se confirman las cinco pruebas de que hablábamos el otro día.

¿Qué podría interesarme?

Pues no lo sé. He jurado y perjurado que no pienso hacer un duatlón, que son un coñazo insufrible, y creo que me mantendré firme en la decisión. No me llama en absoluto la atención eso de ir todo el rato a tope y pasarme una hora agonizando, aunque por otro lado también he de reconocer que podría ser interesante recuperar la sensación de chupar rueda en alguna prueba, que hace que no lo hago, ni me acuerdo. Desde el triatlón de Sitges, me aventuraría a decir.

Sinceramente, los dos Desafíos Castilla y León me vienen en muy mala época: el Desafío Salamanca coincide con Zarautz, y ahí lo tengo claro: prueba con los compañeros del club. Desafío Medina de Rioseco me pilla demasiado tarde, en plena preparación de la Ultrapirineu.

Me gustaría hacer el Olímpico de Arroyo de la Encomienda. En 2014 tuve el accidente la semana anterior y me quedé sin hacerlo… Pero es el 6 de junio. No veo yo un:

  • 30 de mayo de 2015: Doble Olímpico de Bilbao.
  • 6 de junio de 2015: Olímpico sin drafting de Arroyo de la Encomienda.
  • 14 de junio de 2015: Triatlón de Zarautz.

Qué queréis que os diga. Mi cuerpo serrano sí que lo ve, pero lo más inteligente, teniendo tres semanas después el IM de Frankfurt, pues es no hacerlo. Lo más inteligente es quedarme en casa haciendo calceta y viendo capítulos antiguos de Cheers, como una jubilada.

Lo que sí creo que haré será el Triatlón Sprint de Valladolid, 2 de agosto. Un pim pam por el Pisuerga y por las calles de la ciudad. Habrá que lucir palmito por las calles de la ciudad, e ir saludando a los vecinos y que vean y digan “coño, ¿mira, ese no era Diego?, vaya pintas lleva, dónde irá con esas barbas de musulman, y qué calvo está el jodío”.

No creo que sea un gran esfuerzo dentro de la preparación de la Ultrapirineu, y al fin y al cabo esto se trata de disfrutar.

[table id=8 /]