Hablamos con Carlos, que está con ganas de recuperar la normalidad del día a día después del atropello por parte de un coche que le impidió, una semana antes de partir hacia Kona, participar en la prueba que había estado preparando a consciencia durante todo un año. Realmente admirable como afronta Carlos la situación, y la determinación, pasión y firmeza con la que ya piensa en la temporada 2018.

«En el femoral una fractura de la esponjosa del hueso que ha causado un derrame, un edema, debo ir con cuidado pues se podría hacer una necrosis del cartílago, y eso sería de por vida” nos explica el mallorquín. Está aún en periodo de recuperación, hace dos semanas que nada muy tranquilo, ha introducido un poco de rodillo suave y aún nada de carrera a pie. También a diario se acerca al gimnasario, para recuperar la musculatura de la pierna afectada.

Después de estar clasificado para Hawaii y no poder ir, nos comenta que “Me moría de envidia, tenía unas ganas locas de estar allí. Este año fue el primer año que vi Hawaii entero sin dormirme” viendo la prueba desde el sofá en casa de unos amigos, y con las muletas casi sin poder moverse mucho. “La semana antes del accidente hice 42km nadando, y la anterior a Hawaii el plan era hacer entre 60 y 65km”. Recordemos que uno de los objetivos de Carlos en Hawaii era salir del agua en cabeza.

Hubo algo recientemente que alteró sus sesiones suaves en la pisicina, y es que coincidió con Javier Gomez Noya en Mallorca, en el Hotel que patrocina a Carlos (Viva Blue) y no perdió la oportunidad de nadar junto al crack gallego: “Después de casi siete semanas sin poder hacer nada, me sacó de punto todo el entreno”. Carlos nos cuenta que “Gomez Noya tenía un entreno de intensidad y pude hacer las series de intensidad con él, las de ritmo medio iba un poquito más atrás”.

¡Poco a poco volvemos a ponernos a remojo! Hoy unos largos con el gran Gómez Noya en el @hotelsvivasports @hotels_viva 🏊🏼

Una publicación compartida de Carlos López Díaz (@carlostrilopez) el

Hablando con el traumatólogo y equipo de fisios que le llevan, contando con que “la absorción total del edema, son de tres a seis meses. El 18 de diciembre hará tres meses del accidente. Como regalo para empezar el año, el día 1 de enero, me han dicho que pruebe a correr y ver cómo me siento.”

Aún así, de cara al 2018, Carlos sabe que está en una situación muy difícil, y lo primero es recuperarse bien, pero que sigue pensando en Hawaii. Si todo va bien nos comenta que “la temporada empezará en el 70.3 de Mallorca, así que estaré con cero puntos en ranking KPR hasta mayo, y lo mío es la distancia Ironman, no tanto los medios”.

Carlos ya tiene estudiado el calendario y lo tiene claro “Si todo va según lo previsto, correré Niza el 24 de junio y luego Hamburgo, que ya lo conozco, me va bien por circuito y lo han adelantado, ahora está 5 semanas después de Niza. Si para el 2018 no consigo clasificarme, iré a Vichy a finales de agosto a conseguir los máximos puntos para clasificarme en 2019.”

Desde Planeta Triatlón deseamos a Carlos una pronta recuperación, que consiga el sueño de poder estar en Hawaii, y si es posible, verle salir de agua en posiciones delanteras.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon