Hablemos de lo  importante, porque llevamos desde el domingo poniendo el foco y la atención en el gesto de los hermanos Brownlee: para unos, épico, para otros, locura; para otros, amor fraternal; para otros, puro afán de ganar por encima y a costa de todo… No sé, cada uno que le ponga el calificativo que más le guste; pero esto no es lo más importante; como tampoco lo es, si fue ilegal, o no. Desde luego que desde la Federación Española de Triatlón (FETRI), y sin buscar nada más que la defensa de nuestros deportistas y del juego limpio en el deporte, creemos en nuestros argumentos y por ello vamos a continuar adelante con los recursos que creamos necesarios; pero esto tampoco es lo importante -el proceso ya se resolverá en su momento, por los órganos que correspondan.

Os invito a que me acompañéis en esta reflexión: Nada más terminar la competición recuerdo haber hablado con los nuestros pare decirles «cuidado no nos olvidemos de lo importante», y a lo que me refiero es a algo que parece que se está pasando por alto: lo que han conseguido Mario Mola y Fernando Alarza. A su vez, a ellos les dije que por favor no dejaran de disfrutar de su triunfo. Por desgracia, en el camino nos hemos quedado sin celebrar y congratularnos por lo verdaderamente importante. Y es que en estos días, por momentos y por diferentes comentarios verdidos en medios de comuncación, redes sociales y demás plataformas, a veces pareciera que Fernando y Mario no han sido los mejores. Desconozco los motivos, pero ya sea por lo malos, buenos, marrulleres o la mala suerte de los hermanos, en varias ocasiones nos hemos perdido en unas imágenes finales muy impactantes, pero que en ningún modo reflejan la trayectoria de esta temporada, olvidándonos de lo conseguido por nuestros deportistas, y esto no puede ser. Mario y Fernando han sido los mejores porque en un Campeonato del Mundo como el de la ITU, deseñado para que ganen los más regulares durante todo el año, compuesto por nueve carreras que se disputan desde marzo a septiembre ha habido dos triatletas españoles que han sido los mejores, los mejores sin más. ¿Creéis que durante estas nueve etapas Mario y Fernando no tuvieron malos días también? ¿Alguien sabe por ejemplo que Mario corrió hace dos semanas en Canadá después de estar toda la semana con fiebre y enfermo y aun así compitió para quedar segundo? A mi me parece tan, o más épico que lo vivido en estos días. La diferencia quizás radica en que no se hizo publicidad de ello, no hacía falta, es lo que tienen los grandes campeones.

mario mola

Foto: Youtube

Hablemos de lo importante: miremos la clasificación sin apasionamientos, sin pararnos en hechos puntuales. ¿Y qué nos dice esta clasificación? Que Mario Mola ha sido Campeón del Mundo con cuatro victorias de las nueve etapas, y Fernando Alarza, tercero mundial (por ahora). Es increíble lo que han conseguido en un deporte con grandes deportistas mundiales, con una competitividad altísima, con un nivel estratosférico y que se desarrolla en más de 160 países. Pues con todo esto este año, dos españoles han terminado en lo más alto.

Mario Mola Cozumel

Foto: ITU Media

Es un hecho excepcional, que por cuarto año consecutivo nuestros triatletas hayan copado (cada año) dos de los tres puestos del podium mundial. Otro dato más: todos los campeones del mundo en este ciclo olímpico han sido españoles (Javier Gómez Noya durante tres años y Mario Mola uno) y de las doce medallas posibles en estos cuatro años, ocho de ellas han sido para españoles. Creo que es increible lo conseguido por nuestros triatletas en estos mundiales. No sé incluso si habrá algún país que alcance esto en muchos años. ¿Por qué ha pasado esto? Sencillamente porque tenemos los mejores triatletas del mundo y encima lo son dentro y fuera de la competición. Sin entrar en polémicas, sin verse envueltos en controversias extradeportivas, los nuestros tienen buena imagen entre sus compañeros. Son, en definitiva, los mejores dentro y fuera de la competición.

Celebremos por favor lo que de verdad importa, celebremos también algo que pasó más desapercibido: la medalla de oro conseguida por el relevo mixto español. Un triunfo que en estas categorías júnior y Sub23 habla del nivel medio de los triatletas de un país, y solo se puede estar arriba si tanto hombres como mujeres tienen un altísimo nivel. Si tienes tres muy buenos, pero te falla uno se pierde cualquier opcion, porque pierdes la cabeza de carrera. Ahí estuvieron Inés Santiago, Cecilia Santamaría, Antonio Serrat y David Castro ganando la medalla de oro, estando en cabeza en todo momento y rematando de forma contundente al final. Yo me quedo con todo esto, con la alegría que transmitían nuestros triatletas al terminar. Ya sé que vende más el dramatismo y el sufrimiento, pero ¿qué queréis que os diga? Yo me quedo con el triatlón de la sonrisa, el disfrute, el compañerismo. La alegría del triatlón de nuestros chicos en la meta del relevo mixto.

mario mola fernando alarza

Foto: ITU Media

Prefiero los valores y el saber estar de nuestros campeones Javier Gómez Noya, Mario Mola y Fernando Alarza que las polémicas de otros. Hablemos de lo realmente importante: tenemos a los mejores triatletas del mundo, lo dice el historial de los últimos mundiales y lo son dentro y fuera de la competición. Pongamos a nuestros deportistas y al deporte español en valor, dignifiquemos sus logros, sintámonos orgullosos de ellos y huyamos de polémicas que desmerecen su esfuerzo, talento e ilusión y por favor, empecemos a celebrar lo realmente importante. ¡Vivan nuestros triatletas!