¿Quién no ha oído hablar de los cascos de moda en Estados Unidos? Se llaman Halo Sport y están causando furor en todo lo relacionado con el rendimiento deportivo.  Desde que sus creadores los estrenaron en 2016  -una pequeña startup de Silicon Valley llamada Halo Neuroscience– llevan recaudados ya más de 9 millones de dólares en financiación de inversores. Y normalmente, la gente no suele querer perder el dinero cuando invierte en algo. Aunque por fuera parecen unos auriculares de diadema normales y corrientes, en su interior tienen tres parches que aplican corrientes eléctricas indoloras sobre el cerebro, mejorando a medio plazo nuestro rendimiento deportivo.

 

¿Cómo funcionan los cascos Halo Sport?

Los cascos poseen tres parches de silicona en su interior que entran en contacto con la piel del cuero cabelludo y generan pequeñas descargas indoloras que generan campos magnéticos capaces de llegar hasta la corteza cerebral. La electroestimulación se encarga de activar la parte del córtex, que es la región del cerebro conocida como corteza motora, responsable de nuestra capacidad motora y de nuestros movimientos voluntarios. Hay que usarlos durante los 20 minutos de calentamiento y según su fundador, los efectos de la electroestimulación duran aproximadamente una hora.

Según el CEO de Halo Neuroscience, la estimulación refuerza las señales eléctricas del cerebro en esa zona, lo que permite a los deportistas mejorar su rendimiento deportivo fortaleciendo las conexiones neuronales necesarias para una actividad física, potenciando habilidad, fuerza, explosividad y resistencia. Halo Sport se utiliza no solo en el campo deportivo, como en la NBA o la NFL, sino también es utilizado por músicos, bailarines, jugadores y más profesionales.
Halo Sport

La estimulación craneal, una terapia bien conocida

La estimulación transcraneal no es algo novedoso, es algo ya bien conocido por la neurología. Aplicada correctamente es una terapia que lleva utilizándose desde hace años para combatir patologías como la depresión, epilepsia o enfermedades motoras. Por tanto, tiene todo su sentido el aplicarlo a la búsqueda de la mejora en el rendimiento deportivo. Halo Sport avala la bondad de sus producto mediante varios estudios propios realizados en laboratorio y que muestran una relación directa sobre las habilidades motoras.

Tim O´Donnell, ganador del Iroman de Boulder, fan de Halo Sport

En Planeta Triatlón hemos tenido la oportunidad de probar los cascos en cuestión. Concretamente, Diego Rodríguez ha estado probándolos durante un mes sobre la bicicleta. ¿Funcionan? Pues lo cierto es que, en modo velódromo, nuestros ritmos medios a la misma potencia se han incrementado en un 7%.

Timothy O'Donell

Foto: Twitter // Timothy O’Donell

Pero si no os fiáis de nosotros y de nuestras conclusiones, otro caso de éxito es el de Timothy O’Donnell, ganador del Ironman de Boulder este año, ganador en 2009 del Campeonato del Mundo de Larga Distancia y tercer clasificado en el Campeonato del Mundo de Ironman en 2015. No dejéis de ver su vídeo donde nos cuenta cómo entrenar con Halo Sport le ha ayudado a establecer una mejor conexión entre cuerpo y mente. Aprovecha sus sesiones de rodillo con los cascos Halo Sport para centrarse en trabajar cadencia y técnica. Después de llevar meses utilizando los cascos en sus entrenos, los resultados en potencia y eficiencia son una realidad.

¿Qué parte se debe a los cascos y qué parte al entrenamiento diario? Eso es algo que debes decidir tú mismo.