Mañana tendrá lugar una nueva edición del Challenge Paguera Mallorca, una de las pruebas reinas del final de temporada de triatlón. El cartel es, sin duda alguna, de auténtico lujo. En élite masculino estos son, en nuestra opinión, los favoritos para alzarse con el triunfo final.

Mario Mola

Mario Mola

El mallorquín acaba temporada a lo grande, con su debut en media distancia tras una temporada espectacular en la que ha alcanzado por segundo año consecutivo el subcampeonato en las ITU World Series, con victorias en la Gran Final de Chicago y en el inicio de campaña, en Abu Dabhi, con aquella fantástica carrera a pie. Además se ha subido al podio hasta cuatro ocasiones más. ¿Qué tiempo hará mañana? Es una incógnita, ya que tal como decimos, será su debut en la distancia. Pero nosotros hace unos días hicimos nuestra apuesta: 4h03’17″.

Marcel Zamora

Marcel Zamora

El gran rival de Mario Mola para hacerse con la victoria final. Esta temporada ha cumplido en la distancia, con victorias en Oravaman, Tridesert y en el MD de La Habana. En el Triatlón de Zarautz sólo pudo ser décimo y en su triatlón, en Embrunman, tuvo que conformarse con una quinta posición. Eso sí, dándolo todo. Sin duda llegará a Mallorca con ganas de plantar batalla. Para él no es final de temporada, aún competirá a final de mes en Francia en el Indian Ocean.

Filip Ospaly

Filip Ospaly

El subcampeón del mundo de IM 70.3 en 2010 tres veces campeón del IM 70.3 de Noruega, llega a Mallorca a sus 39 años de edad con la vitola de actual Campeón de Europa de MD, título conseguido el pasado 23 de Mayo en el Challenge de Rimini, Italia.

Giulio Molinari

Giulio Molinari

El italiano, que acompañó en el podio del Campeonato de Europa de MD a Ospaly, es el único que puede decir este año que haya derrotado a Jan Frodeno en competición. Aunque fue a principios de temporada, en Cannes, sin duda este sábado será el rival a batir por los nuestros.

K. Vandendriessche

K Vanderdreissche

Segundo este año en Natureman y noveno en el Ironman 70.3 de Saint Polten, el belga llega como el tapado y la gran incógnita, tras una lesión en el escafoide que le ha tenido parado todo el mes de agosto.