El Challenge Salou – Costa Daurada celebra el próximo 29 de mayo su segunda edición con unas cifras que empiezan a posicionarle como uno de los halfs más importantes celebrados dentro de la península. Si en 2015, su año de debut, logró alcanzar los 1.000 participantes, en 2016 en febrero  ya tiene confirmada la asistencia de 800 triatletas de treinta países distintos, así que todo tiene pinta de que podremos hablar de cifras récord. Que nos gusta poco dar datos de ese tipo, ya sabéis.

Challenge Salou - Costa Daurada

Dos cosas hay que destacar de esta prueba: en primer lugar, los premios que reparten, ideal para atraer a élites de más allá de nuestras fornteras: 25.000 euros en total, con 3.200 euros para los ganadores tanto en categoría masculina como femenina. Gracias a una propuesta económica como esta el año se pudo contar con triatletas del renombre de Timo Branch o Joe Gambles, a la postre ganador, o nuestra querida Marina Damlaimcourt (¡vuelve pronto!), triunfadora en féminas.

Además, de Challenge Salou – Costa Daurada nos molan las medidas antidrafting más que comer con las manos: por fin parece que las marcas, poco a poco, empiezan a ponerse serias para tratar de que los tramposos tengan su merecido: un DNF como la copa de un pino. En este sentido, en esta segunda edición las medidas tomadas por la organización serán:

  • Salidas separadas por tandas de 100 a 150 participantes.
  • Jueces en moto.
  • Jueces en puntos fijos.
  • Sistema de cámaras fijas y móviles para descalificaciones tras el análisis posterior.

Como accésit: el recorrido en bicicleta, muy juguetón: a priori parece ideal para ir acoplado…

Challenge Salou - Costa Daurada

Pero si te pones a analizar en ridewithgps te da un desnivel positivo acumulado de 606 metros. Y eh, en 90 kilómetros, es un señor desnivel.

Además del half, el mismo día se celebra un acuatlón, de 1.000 metros de natación y 10kms corriendo, ideal para aquellos a quienes pica el gusanillo del tri pero aún no se atreven.

Os dejamos con el vídeo promocional, por si os ha picado la curiosidad 🙂