El Giro de Italia cumple 100 años en su edición de 2017. Y si ya hace unos días hablábamos de que va a tener una etapa reina de quitar el hipo, subiendo Mortirolo y Passo del Stelvio, puede tener otra sorpresa agradabilísima para aquellos que disfrutamos de este deporte. Y es que el británico Chris Froome se plantea disputar la ronda italiana.

Igual que este año tras la victoria en el Tour decidió participar en La Vuelta, para el año próximo quiere tener más objetivos además de la prueba gala, y no descarta que sea el Giro: «Estoy siempre abierto a todo y no voy a decir que no. Lo que quiero ver son los perfiles de las etapas y si encaja con mis cualidades».

Además podría ser un reto para Froome, que sabemos que siempre es de buscar metas complicadas: Nadie ha logrado vencer en Giro y Tour desde que hace casi veinte años lo lograse Marco Pantani, en 1998. Sin duda sería un gran objetivo para Froome que de lograrlo, se plantaría entre los mejores ciclistas de la historia.

Para la organización, RCS Sport, estas declaraciones del británico pueden ser todo un regalo: El líder del Sky lleva desde 2009 sin participar en tierras italianas (exceptuando el Campeonato del Mundo de Florencia en 2013), además de que su equipo el Sky, que el año pasado depositó todas sus esperanzas en Mikel Landa, no ha logrado nunca llevarse el Giro.

A ver qué nos depara el futuro…