El equipo legal de Chris Froome está planteando un enfoque no convencional y de alto riesgo en lo que podría ser una jugada de todo o nada para limpiar el nombre del ciclista inglés en su caso de Salbutamol.

Cuando se conoció el positivo, no hubo respuesta inmediata de Froome o Team Sky. El equipo legal de Froome ha abandonado el argumento de que la deshidratación desencadenó la lectura de Salbutamol. Tampoco está considerando realizar pruebas farmacocinéticas para tratar de recrear lecturas similares mediante pruebas de laboratorio.

Según el diario L’Equipe, la posible defensa de Froome está argumentada en un informe de tres páginas que sugiere que el positivo de Froome fue debido a un fallo renal durante unos días críticos en el transcurso de la Vuelta a España 2017, y provocaron los altos niveles de la sustancia para el asma. La defensa sugerirá que los riñones de Froome retuvieron Salbutamol, y luego lo liberó repentinamente para inundar su sistema, desencadenando así los altos niveles detectados.

El capitán del equipo Sky insiste en que no tomó más de la cantidad permitida del medicamento para el asma y se compromete a luchar para limpiar su nombre.

Froome ha contratado a Michael Morgan, un destacado abogado cuyos antiguos clientes incluyen a Alberto Contador, Lizzie Deignan, Johan Bruyneel, Maria Sharapova y algunos futbolistas europeos de renombre.

El equipo legal de Froome está alineando expertos para presentar su caso frente a los Servicios Legales Antidopaje de la UCI, que también han traído sus propios expertos, según informó L’Equipe.

Debido a que Froome argumenta que nunca tomó más que los límites permitidos de Salbutamol, está cerrando la puerta a una posible reducción en la sanción. Durante el Giro de Italia 2014, el ciclista italiano Diego Ulissi dio positivo con niveles similares a los de Froome, pero admitió haber tomado demasiado Salbutamol para tratar el asma. Como resultado, Ulissi recibió una prohibición de nueve meses e incluso corrió el Giro 2015.

Con esta estrategia de defensa, L’Equipe ha dibujado un escenario en el que Froome podría ser exculpado, o podría enfrentarse a una sanción máxima de dos años, lo que a sus 33 años, podría significar el fin a su carrera deportiva.

Mientras tanto, el ciclista inglés continua en su preparación para disputar el doblete Giro & Tour 2018.