Tras una apabullante victoria en la etapa 10 del Tour de Francia de 2015, Chris Froome fue acusado de tener unas capacidades fisiológicas «extraordinarias» y que eran físicamente imposibles. El Sky se defendió publicando los datos del potenciómetro del corredor, pero este hecho solo generó más controversia, dado que no había apenas correlación con el desarrollo que llevaba. Según los datos, Froome debería haber perdido comba con aquellos que llevaba por detrás.

A lo largo de 2015 el debate continuó. Froome aceptó hacerse análisis en un laboratorio para que fuesen publicados en la revista Esquire y esta semana han visto la luz los datos completos a través de la prestigiosa revista Medicine & Science in Sports and Exercise.

Screen Shot 2016-08-15 at 11.20.30 AM

Foto: CyclingTips

Composición corporal

El día de la prueba Froome pesaba 70kgs. Esto es 3 kilos más que el dato que se proporcionó de 67 durante el Tour de Francia. De hecho, en el Criterium du Dauphine de 2015 llegó a pesar 66kms.

En 70, Froome tiene un porcentaje de grasa del 9,5%. En 67, es de 4,1%. Se presupone que a largo plazo, los índices de grasa que se consideran «saludables» para el cuerpo humano están entre cinco por ciento y veinte por ciento. Para Froome, el 9,5% es posiblemente el porcentaje que necesita para no poner a su cuerpo bajo demasiado estrés fisiológico.

 

Prueba de esfuerzo

Se realizó en la misma bicicleta de Chris Froome conectada a un ergómetro. Empezó a 250 watios y se iba incrementando en 25 watios cada cuatro minutos. Este test se hizo dos veces: uno bajo condiciones de ambiente, y otra con calor y humedad.

En cada bloque de cuatro minutos se extrajo una prueba de sangre.

Los resultados de la prueba de esfuerzo arrojan un umbral cercano a los 420 watios en condiciones de ambiente, y de 430 watios con calor. Esto supone la nada desdeñable cifra de 6,1 watios por kilo (cuando está en 70 kilos), y de 6,5 watios por kilo cuando está en condiciones óptimas de competición.

Para comparar, en las tablas que se manejan, un deportista élite debería tener entre 5,8 y 6,2 varios por kilo que se puede mantener durante unos siete minutos. Froome es teóricamente capaz de mantener esta intensidad durante una hora.

VO2Max

Para calcular el VO2Max, se midió en una rampa con desnivel, empezando a 150 watios e incrementando un desnivel equivalente a 30 vatios cada minuto. Froome alcanzó su límite en 525 watios (7,5 watios/kilo) y con un VO2max de 5,91 litros por minuto (84,4ml/kg/minuto). Esto hace que Froome sea un atleta de clase mundial