Chris Froome todavía no ha dicho su última palabra en el Giro de Italia. El británico del Sky ha mostrado hoy su mejor versión y se ha impuesto con autoridad en la cima del Monte Zoncolan. Era la etapa décimo cuarta del Giro con 181 kilómetros de distancia entre San Vito al Tagliamento y el alto del Monte Zoncolan.

Froome puso al frente de la última ascensión a su compañero de equipo Poels y poco después se quedaría tirando en solitario lanzando un fuerte ataque cuando quedaban poco más de 4 kilómetros para la meta. La mejor versión del ciclista británico en todo su esplendor la hemos podido ver hoy de nuevo cuando nadie puedo seguirle tras el ritmo impuesto. Simon Yates dejó muy buen sabor de boca confirmando las razones por las que sigue llevando la maglia rosa. Y es que Froome pasó la línea de meta a tan solo seis segundos de Yates y tras un disputado duelo final, terminando con un tiempo 5 horas, 25 minutos y 30 segundos.

El gesto de rabia de Chris Froome nada más pasar el último kilómetro con un Yates que le persiguió hasta el final, revela el sufrimiento por el que está pasando tras llegar a la ronda italiana bajo sospecha de su positivo en la Vuelta.

Un resultado que consolida a Yates como líder en la general, con 1:24 sobre Dumoulin, 1:37 sobre Pozzovivo, 1:46 sobre Pinot; y aún 3:10 sobre el ganador de la etapa de hoy, ChrisFroome.