«La Unión Ciclista Internacional confirma que el ciclista británico Christopher Froome ha sido notificado de un resultado analítico adverso por salbutamol superior a 1000ng/ml en una muestra recogida durante la Vuelta a España el 7 de septiembre de 2017. El ciclista fue notificado a la AAF el 20 de septiembre de 2017″.

Así comienza el comunicado con el que la UCI ha dinamitado la actualidad ciclista. «El análisis de la prueba B confirmó el resultado de la muestra A» del jefe de filas de Team Sky. De igual manera, informa que aunque el Código Mundial Antidopaje no exige, se aplica una suspensión provisional obligatoria. Según indica el propio reglamento de la UCI sobre dopaje, en su artículo 7.9.1, la presencia de Salbutamol, el Ventolín de toda la vida, en una muestra «no da como resultado la imposición de tal suspensión provisional obligatoria para el ciclista«.

Por el momento la UCI no hará más comentarios al respecto. Por su parte, Team Sky ha emitido un comunicado hace apenas unos minutos: «Chris Froome ha respondido a una solicitud de información de la UCI sobre su uso de medicamentos para el asma durante la Vuelta a España 2017». Continúan indicando que, aunque en condiciones normales este proceso sería confidencial, prefieren hacerlo público «a la luz del interés de los medios de comunicación».

«Chris ha tenido asma desde la infancia y utiliza un inhalador para tomar un medicamento común, Salbutamol, para prevenir y aliviar los síntomas causados por el ejercicio. El salbutamol está permitido por las normas de la AMA sin necesidad de una TUE cuando se inhala hasta un límite de 1.600 microgramos durante un periodo de 24 horas y no más de 800mcg durante doce horas«.

En el análisis realizado al ciclista británico, la presencia de salbutamol indicó una concentración de 2.000 nanogramos por mililitro en comparación con el umbral de la AMA de 1.000. Ninguno de los otros veinte exámenes de orina realizados por Chris requirió de explicación adicional».

Continúa el comunicado explicando que en la última semana de la Vuelta, su jefe de filas experimentó síntomas agudos de asma, y que, siguiendo los consejos del médico del equipo, utilizó una dosis aumentada del medicamento. «La notificación del resultado no significa que se haya infringido ninguna normal. El hallazgo provoca solicitudes de información de la UCI que tienen como objetivo espablecer qué causó la concentración elevada de Salbutamol y asegurar que no se inhalaron más que las dosis permisibles del medicamento».