Los ciclistas están hechos de otra pasta y Chris Froome no es diferente. Apenas 10 semanas han pasado del gravísimo accidente que llevó al británico a terminar en el hospital mientras hacía el reconocimiento de la etapa contrarreloj del Critérium del Dauphiné el pasado mes de junio. Froome impactó contra un muro cuando iba a una velocidad superior a 60 km/h. Las consecuencias de tan feo accidente fueron fractura de codo, fémur, esternón y varias vértebras, además de perder varios litros de sangre.

Desde su propio equipo, Team INEOS, y fuentes médicas indicaron que Froome necesitaría casi medio año para recuperarse de las secuelas de la operación, lo que le mantendría fuera de las grandes vueltas de 2019. Pero Froome empezó con las sesiones de rodillo rápidamente y a finales de julio ya estaba intentando volver a trabajar duro:

Tan duro como que el pasado jueves fue sorprendido por un aficionado mientras entrenaba en Niza (Francia). El vídeo que ha hecho público este aficionado al ciclismo (Nico) vemos a Chris Froome explicarle los detalles del accidente, y  a juzgar por los comentarios del ciclista, puede que veamos a Froome subido a la bicicleta de nuevo mucho antes de lo que esperábamos. “Parece ser que le va bastante bien a Chris Froome. El ciclista explica a un amigo su caída en Niza hoy. Qué fortaleza mental para volver tan rápido a montar en bici, para quitarse el sombrero”.

Chris Froome salió por primera vez a montar al aire libre en más de dos meses. Completó dos vueltas de un velódromo local, pero confirmó en su cuenta de Twitter que no puede salir aun a la carretera.

Froome, que no volverá a competir hasta la próxima temporada, se ha marcado el reto de estar en la salida del Tour de Francia de 2020 en Niza el 27 de junio y aspirar en el selecto grupo de ciclistas que tienen en su palmarés cinco rondas galas: Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain.